Alaska recauda 11 millones de dólares en impuestos al cultivo de cannabis

- Por

El estado de Alaska ha sobrepasado todas las predicciones en cuanto a recaudación de impuestos se refiere: el Departamento Fiscal de ese estado, el día de ayer reveló que, durante el año fiscal 2018, que terminó en junio 30, recaudó 11 millones de dólares en impuestos a cultivadores. Las predicciones iniciales es que se recaudarían alrededor de ocho millones.

Esta cifra, no obstante, se refiere únicamente a la recaudación fiscal a los cultivadores, no incluye los impuestos por ventas mayoristas ni la de los establecimientos de venta minorista.

El mes de mayor recaudación fue junio, con 1.2 millones de dólares, la más alta desde que se legalizara la cannabis en 2015. Ahora, las estimaciones apuntan a que durante el primes mes del año fiscal 2019, julio, la recaudación sea mucho mayor.

Kelly Mazzei, supervisora de impuestos dentro del Departamento Fiscal de Alaska, comentó para los medios que la recaudación en el estado ha tenido un crecimiento sostenido desde 2015.

“Estamos rebasando todas nuestras predicciones, y hemos observado una tasa de crecimiento constante mes con mes en nuestra contabilidad. No sabemos qué tanto podría seguir creciendo, especialmente con la legalización en nuevos estados, o a medida que el mercado se haga más grande”, dijo.

“No creo que hayamos llegado todavía al famoso plateau”, continuó en entrevista para High Times, “ni tampoco creo que el mercado se haya saturado; de hecho, no hemos podido prever la exacta capacidad de nuestro estado en cuanto a cultivación y ventas se refiere, así que podríamos seguir recolectando una cantidad de dinero importante”.

La semana pasada el gobernador de ese estado, Bill Walker, firmó una ley aprobada ya por el Senado, para que se inyectara un 25% más de todo ese dinero de la recaudación a los programas sociales designados; y es que el dinero recaudado por impuestos a cultivadores y vendedores, Alaska lo invierte en un fondo especial de nombre Fondo para la Reducción de la Reincidencia, que busca, entre otras cosas, reducir el número de criminales que regresan a la vida ilegal.

Otros beneficiarios del fondo, son los programas de Salud Pública que implican tratamiento a adictos, y otras organizaciones que concilian situaciones de violencia intrafamiliar y/o agresiones sexuales.

“El 25% nuevo que hemos dictado se inyecte a partir de la recaudación de impuestos por marihuana”, dijo Walker en el marco de la firma de la nueva ley, “se invertirá en programas de educación asociados a la cannabis”. El resto de lo recaudado irá, según dijo, al Fondo General del Estado.

Kelly Mazzei, por otro lado, informó que el gobierno de Alaska está trabajando en una reforma en su programa de recaudación; y es que su Departamento cobra alrededor de 50 dólares de impuestos, por onza producida de cannabis. Cuando se separan sus componentes, a las flores y cogollos se les asigna un monto de 15 dólares por onza, una vez vendidas.

La nueva propuesta que busca consolidar el gobierno del estado, incluye reducir a la mitad la tasa de recaudación a todas aquellas flores o cogollos que, por su calidad, no lleguen a las tiendas.

“Estas flores se van para la manufactura, aquellas que tienen una calidad menor o que fallaron alguna prueba, y no se venden como tal, pensamos cobrar $25 dolares por onza. Creemos que no es justo cobrar los 50 dólares cuando un productor no puede colocar ese producto en el mercado, y por lo tanto no puede recibir un buen precio por su producto”.

De acuerdo a Mazzei, estos cambios en sus políticas de recaudación podrían iniciar en agosto 10.