Estas leyendo: Colorado, el estado Cannábico, refuerza sus programas para prevenir el uso de sustancias prohibidas

Colorado, el estado Cannábico, refuerza sus programas para prevenir el uso de sustancias prohibidas

La regulación del uso y venta de la marihuana en el estado de Colorado ha contribuido para impulsar la economía de esa entidad, con la creación de decenas de abastecimientos especializados, que incluyen expendios, tiendas y farmacias, así como aplicaciones para la entrega y distribución de productos cannábicos.

La recaudación fiscal generada por las venta de marihuana y medicamentos cannábicos, por su parte, ha jugado un papel crucial para la creación de nuevos programas, que incluyen el combate de uso de sustancias prohibidas y la previsión del suicidio entre los adolescentes; al tiempo que ha sumado miles de nuevos empleos, que van desde trabajadores sociales y consejeros certificados, hasta enfermeras especializadas.

Y es que a partir de 2014, en el estado de Colorado, se permite la venta y el consumo legal de marihuana para personas mayores a 21 años, dejando fuera de esta facultad, a cientos de miles de adolescentes, que inquietos y confundidos, quedan fácilmente expuestos a las garras de la drogadicción.

La norma, que establece un impuesto del 25% por la venta de esta sustancia, permite la posesión y uso de pequeñas cantidades de marihuana (28 gramos) para uso no médico a las persona mayores de 21 años. Como era de esperarse, la ley ha impulsado el consumo regulado de la cannabis, y por supuesto, ha estimulado en cierta medida el consumo ilegal de la cannabis, entre los que ha quedado fuera de esta facultad.

Se estima que desde la legalización de la cannabis, hace 3 años, más del 5% de los estudiantes de secundaria en Colorado usan marihuana diariamente o casi diariamente, la mayor cifra porcentual desde 2005.

Afortunadamente los fondos recaudados por los impuestos generados por la ventas de productos cannábicos, han contribuido para crear nuevos espacios y programas para fomentar la educación, la salud y la prevención del uso de sustancias prohibidas.

Las arcas del gobierno han recaudado 9.2 millones de dólares en impuestos generados por la comercialización de productos cannábicos, ingresos repartidos por el Departamento de Educación de Colorado en las escuelas de los 42 distritos escolares –sobretodo en aquellas que se ubican cerca de las tiendas legales de productos cannábicos–, para fomentar la creación de programas y empleos especializados en pro del consumo ordenado de la marihuana.

Las Escuelas Públicas de Denver recibieron en promedio 871 mil 636 dólares bajo el programa de subsidios, monto que se usará para sufragar programas y pagar a profesionales de la salud, para evitar el abuso de sustancias prohibidas y promover la prevención del suicidio entre escuelas secundarias e intermedias.

A pesar de los nuevos programas, los educadores de la salud observan una ironía en toda esta nueva cultura cannábica, ya que consideran que la creación de estos nuevos empleos en el sector, se genera a partir de la venta de marihuana, contexto que podría ser evitado si no estuviera permitido el consumo y venta de productos cannábicos.

Es una nueva forma de vivir en la que estamos ahora“, evaluó Ellen Kelty, directora interina del Departamento de Oportunidad y Equidad del Estudiante en Colorado. “Pero cualquier cosa que podamos hacer para eliminar la depresión y otras cosas que causan abuso de sustancias es un paso adelante. Sólo queremos asegurarnos de que los niños tomen decisiones más inteligentes”, abundó.

Discusión