La Cannabis sativa y sus potenciales beneficios para la salud ocular

Si bien es reconocida la imagen de los ojos enrojecidos posterior al consumo de marihuana, los efectos que esta hierba  puede tener sobre la vista, te pueden hacer abrir los ojos a causa de la sorpresa.

Los compuestos de la cannabis aprovechan el sistema de comunicación celular llamado sistema endocannabinoide (ECS), interactuando con los receptores celulares que se encuentran a nivel ocular.

El ojo y la ECS

El ojo humano expresa niveles especialmente elevados de un receptor para cannabinoide, el CB1, que forma parte del sistema nervioso, tanto central como periférico.

Algunas investigaciones preclínicas han llegado a sugerir que esta red cumple un rol fundamental en lo que a nuestra visión respecta.

Un estudio realizado con primates en el 2016 y que fue publicado en Neural Plasticity,  hizo un interesante hallazgo en el cual, al modificar la interacción con los receptores del ECS, se produjo un cambio en  las ondas medidas en un electrorretinograma.

El registro y medición de estas ondas electrorretinográficas son la manifestación de la respuesta eléctrica del ojo frente a un estímulo lumínico, con lo que los investigadores descubrieron que estos receptores tenían influencia en la forma en que el ojo responde frente a la luz.

Si bien, las formas en que la cannabis afecta la visión, a través de su interacción con la ECS, requiere más investigación, los cambios que se han evidenciado después de consumir marihuana, son los siguientes:

Ojo enrojecido

Que muchas veces puede ser un indicativo delator del consumo de marihuana, se debe al hecho de la reducción de la presión intraocular inducido por la cannabis, que lleva a una vasodilatación de los capilares oculares, dando origen a ese reconocido enrojecimiento.

Este efecto secundario podría ser de utilidad para aquellos que sufren de incremento en la presión intraocular, como es el caso del glaucoma.

Reacciones alérgicas

Esta es una reacción que experimentan algunos fumadores de marihuana. La alergia puede ser gatillada por las sustancias presentes en el humo o a sustancias presentes en la propia planta.

Las típicas manifestaciones clínicas incluyen: lagrimeo, enrojecimiento de grado variable, picazón y sequedad ocular. Estos signos y síntomas relacionados con la alergia a la cannabis se han señalado que guardan gran similitud a la fiebre del heno, en pacientes expuestos al humo, materia vegetal y polen, que son los principales alérgenos en esta reacción, según el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología.

Mejoría de la visión nocturna

Algunos hallazgos han sugerido que algunos compuestos como son el tetrahidrocannabinol (THC) se conectan con los receptores de la ECS, que podrían causar este efecto de mejoramiento de la visión nocturna.

En las últimas tres décadas que se viene especulando sobre este efecto de la cannabis, puesto que en 1990 un farmacólogo se dio cuenta que los pescadores de Jamaica que ingerían un preparado de cannabis demostraban una “extraordinaria habilidad para ver en la oscuridad”, según sus palabras.

Un estudio realizado en el año 2004 realizado con tres sujetos marroquíes que utilizan el tradicional Kif, una mezcla de cannabis y tabaco, evidenció una relación dependiente de la dosis de marihuana consumida y la mejoría de la visión nocturna.

Procesamiento de la información visual

La evidencia ha demostrado un curioso hallazgo: el sistema endocannabinoide  colabora en el desarrollo de la visión a nivel cerebral.

Esto quedó demostrado en un estudio conjunto entre la University of Waterloo, University of Auckland  y  Brown University, cuyas pruebas destinadas a medir el procesamiento visual en aquellos bebés que tuvieron exposición a la cannabis dentro del útero, eran significativamente más elevadas, en comparación con los bebés cuyas madres ingirieron alcohol.

Cannabis y patologías oculares

La evidencia apunta al hecho que la cannabis podría ser útil en el tratamiento de algunas enfermedades que afectan a los ojos:

  • Glaucoma

La gravedad que el glaucoma reviste es innegable, puesto que, además de dolor, ocasiona una degeneración del nervio óptico, que termina puede conducir a la ceguera.

Desde los años setentas que los investigadores vienen estudiando los efectos de la marihuana sobre esta enfermedad. En una experiencia llevada a cabo con 16 personas, en los cuales, la inhalación de esta hierba disminuyó la presión intraocular. Este efecto se tradujo en un alivio que duró de 3 a 4 horas.

Investigaciones posteriores, efectuadas en los años 1980 y 2000, pudieron mostrar la validez de dichos hallazgos.

  • Ceguera neurodegenerativa

Una investigación del año 2014, publicada en Experimental Eye Research mostró evidencias que sugieren que los compuestos de la cannabis pueden prevenir la degeneración y muerte de fotorreceptores en la enfermedad hereditaria retinitis pigmentaria.

En este experimento, unas ratas recibieron tratamiento a base de un cannabinoide sintético por 90 días, tras el cual fueron evaluadas para ver su evolución. Se encontró que, en comparación con el grupo control, estas ratas presentaban un 40% más de fotorreceptores. Este impresionante hallazgo podría servir de base para tratamientos en base de cannabis para disminuir el impacto de esta enfermedad degenerativa.

  • Retinopatía diabética

La retinopatía diabética se señala como una de las grandes complicaciones de la diabetes mellitus, que conlleva ceguera asociada, más aún en aquellos enfermos descompensados en sus niveles de glucosa sanguínea.

Un estudio pre clínico efectuado en el 2006 encontró que el cannabidiol (CBD) puede tener un efecto protector ocular en los diabéticos, dado su potente efecto antioxidante que serviría como una forma preventiva de la degeneración vascular y retiniana.

Si bien, otro estudio encontró que el consumo crónico de esta hierba se asocia con daño de la retina, tendría que evaluarse la forma de consumo y las sustancias que en sí son causantes de este efecto dañino.

Estudios realizados  en otras áreas señalan que la concentración elevada de poderosos antioxidantes  de efectos neuroprotectores contenidos en la planta de cannabis, podrían ser de gran utilidad en otros procesos asociados al envejecimiento, más allá de los problemas de agudeza visual. Para tenerlo en consideración, según pasan los años.

 

Discusión