Estas leyendo: La mayoría de republicanos ya apoyan la legalización de la marihuana en EU

La mayoría de republicanos ya apoyan la legalización de la marihuana en EU

Es algo sin duda histórico. Muy pocos veían hace algunas décadas llegar este momento. De repente, y gracias a las investigaciones, los movimientos procannábicos y los beneficios de la planta, el partido conservador en Estados Unidos ya apoyan la idea de la legalización de la marihuana. Se trata del 51% histórico de republicanos que ven en la cannabis una alternativa que le conviene a los estadounidenses.

Esta cifra récord en la historia política, tanto del país como de la cultura cannábica, se da a casi 50 años de que se empezara a debatir el tema en el gobierno estadounidense. La casa encuestadora especializada en temas políticos, Gallup, mostró datos contundentes sobre la percepción de la cannabis entre los representantes.

Tan solo hace un año, una encuesta similar mostraba un apoyo considerable de conservadores hacia la planta. Era un 46%, interesante, pero no suficiente. Ahora, sorpresivamente, un 5% extra de republicanos decidieron darle una oportunidad a la cannabis en Estados Unidos, otorgándole su voto de confianza. Mucho de esto tiene que ver con las cifras millonarios que está dejando la industria cannábica, sin duda.

En general, el 64% de los ciudadanos estadounidenses ahora apoya la legalización, este es el porcentaje más alto en las encuestas de Gallup hasta la fecha. Lo que demuestra que se han generado buenas campañas de investigación e información sobre las oportunidades que otorga la planta, tanto en lo personal como en lo industrial.

Y es que todo en Estados Unidos ha cambiado a partir de que algunos gobiernos empezaron a permitir el consumo médico y lúdico de la marihuana. Ahora, más del 20% de la población de este país vive en un estado donde el consumo de marihuana es totalmente legal. Incluso los opositores más fuertes a la legalización han reconocido que las normas sobre el uso de la planta están cambiando.

En pocos años, la marihuana ha pasado de ser la droga de los vagabundos y los hippies a convertirse en una de las herramientas médicas y culturales más lucrativas en la historia económica de la nación más poderosa del mundo.

“La trayectoria de las opiniones de los estadounidenses sobre la marihuana es similar a la de sus opiniones sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en las últimas dos décadas”, señala la encuesta. “En ambos temas, alrededor de un cuarto de la población apoyó la legalización a fines de la década de 1990, y hoy es el 64% el que está a favor de ambos”.

Y es que alrededor de la cannabis hay cientos de miles de empleos nuevos en Estados Unidos. Además, los gobiernos están recabando muchos más impuestos de los que se imaginaban, y muy pocas personas mantienen una postura tan cerrada cuando notan cómo la planta ayuda a niños enfermos y previene de adicciones a drogas duras. Sobre todo ha reducido un poco las muertes por sobredosis de opiáceos, la gran epidemia sanitaria del país.

“La discusión nacional en torno a los esfuerzos de aplicación de la marihuana continúa evolucionando”, señala la Drug Enforcement Administration en su recién publicada Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas 2017.

La industria promete seguir ganando terreno en estados conservadores como Texas y promete dejar, tan sólo en Estados Unidos, ganancias el mercado cercanas a los 50 mil millones de dólares en 2026. Lo que le resulta atractivo incluso a los más reacios a la planta.

Este giro drástico en la opinión de los republicanos dejan aún más sola a la administración de Donald Trump. El magnate, ahora presidente, llegó al poder con la idea firme de detener la legalización de la cannabis en todo el país. Para él y su fiscal general, el antiguo y cerrado Jeff Sessions, la marihuana es una “droga peligrosa”. Por el momento se le considera en la misma categoría de daño que la cocaína o la heroína, según las leyes federales. Pero las leyes estatales están comprobando lo contrario.

Los republicanos ya confían en la planta, solamente necesitan votar a favor de ella para darse cuenta de todas sus bondades. Sobre todo las económicas.

Miembros del partido republicano con el presidente Trump. Foto: AP

 

Discusión