¿Quién descubrió el cannabis medicinal?

- Por

Para saber quién descubrió el cannabis medicinal, empezamos por individuar el primer registro sobre el uso del cannabis medicinal, mismo que data del año 2737 antes de Cristo (a.C), y que se encuentra en el libro chino Pen Tsao, considerado la primera farmacopea de la historia.

De acuerdo con investigaciones arqueológicas, el ser humano utiliza el cannabis desde el período Neolítico y pese a que no se conoce con exactitud quién descubrió la planta ni cómo se comenzó a utilizar en el campo medicinal, algunas investigaciones apuntan hacia el continente asiático.

¿Dónde se descubrió el cannabis medicinal?

En Asia, el cannabis era considerado como uno de los cinco principales granos comestibles, pero también era utilizado en la fabricación de ropa, cuerdas, papel y aceite. Algunos milenios después, el emperador Shen-Nung reconoció sus propiedades curativas.

La planta fue utilizada para calmar el dolor articular, la gota y la malaria. Hacia el año 1000 a. C, el cannabis fue considerado por los hinduistas como una fuente de felicidad, al tiempo que la medicina ayurvédica reconoció su eficacia.

Algunos siglos más tarde, papiros egipcios dan cuenta de que hacia el año 1550 a. C, el cannabis medicinal era utilizado como tratamiento para reducir la inflamación. Tiempo después, el libro Canon Avicenna de la Medicina promovió el cannabis como un tratamiento efectivo contra la gota, el edema y las infecciones.

Para el año 900 a. C, los asirios comenzaron a utilizar esta planta con propósitos curativos. Más tarde, en el año 207 d. C, Hua T´O, fundador de la cirugía china, encontró que el cannabis resultaba un gran analgésico. El galeno mezclaba vino con cannabis para anestesiar a sus pacientes antes de una cirugía.

Eficiencia medicinal

La historia del cannabis medicinal continúa con su aparición en el libro De Materia Médica, escrito en el año 70 d. C por el griego Pedânio Dioscórides, quien catalogó al cannabis como una planta utilizada para aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones.

Casi un milenio después, hacia 1843, el médico irlandés Willian O’Shaughnessy estudió el cannabis medicinal durante su estancia en Calcuta, India, y publicó un importante artículo sobre las aplicaciones terapéuticas de la cannabis indica, donde enumera sus beneficios.

La historia contemporánea del cannabis medicinal comienza en 1914, cuando el acta de Harrison declara a la planta como una droga ilegal en Estados Unidos. La prohibición siguió, hasta que en 1924 la marihuana fue incluida por primera vez en las convenciones internacionales sobre drogas.

Finalmente, en 1937, el uso y la venta de cannabis fue prohibido en Estados Unidos, pero no fue hasta 1942 cuando se dejó de utilizar en la farmacopea estadounidense. Sin embargo, su uso medicinal no fue olvidado.

Aprobación del cannabis medicinal

Durante la década de los sesenta, el químico búlgaro-israelí Raphael Mechoulam aisló dos ingredientes activos de la planta, el THC y el CBD, moléculas base en el desarrollo de la medicina cannábica en la actualidad, mejor conocidos como cannabinoides.

El siguiente paso de la legalización del cannabis sucedió hacia principios del siglo XXI, cuando regiones como Canadá y los Países Bajos crearon su propia regulación para enfrentar la demanda de sus pobladores.

Las regulaciones avanzaron a paso lento hasta que, en 2013, tras la legalización del cannabis recreativo y medicinal en Uruguay, se desató una oleada que dio luz verde a la legalidad en países como Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Australia, Jamaica, Alemania, Sudáfrica, Georgia, Sri Lanka, Tailandia, Reino Unido y Luxemburgo.

Con información de Cannabisesaude.com, Visualcapitalism y CNN

Foto: Kymzy Nanney / Unsplash