Estas leyendo: Según una reciente encuesta: un 25% de los pacientes con cáncer utiliza marihuana medicinal legal

Según una reciente encuesta: un 25% de los pacientes con cáncer utiliza marihuana medicinal legal

Dentro de las enfermedades que afectan a los países industrializados, el cáncer representa actualmente, una de las principales causas de muerte. Hasta ahora, las terapias que ofrece la industria farmacéutica a través de la medicina tradicional, tienen, en su mayoría, una eficacia muy limitada, que se acompaña además, de una toxicidad  importante que afecta a las células sanas, que se traduce en efectos secundarios muy desagradables.

Dentro de las terapias que ayudan a aliviar los síntomas del cáncer y de la quimioterapia se encuentra la planta de cannabis, que colabora en la reducción del dolor, las náuseas y los vómitos. Además, ayuda en la recuperación del apetito, mejora el  humor, posibilita una mejor calidad de sueño, etc., hechos que inciden en la mejoría global de la calidad de vida, un aspecto fundamental para hacerle frente a esta patología

El estudio a los usuarios

Un grupo de investigadores asociados al Fred Hutchinson Cancer Research Center en Seattle  y la University of  Washington realizaron un estudio tipo encuesta entre 926 pacientes afectados de cáncer. El rango de edad del grupo de estudio estaba comprendido entre los 46 a 66 años, con un promedio de 58 años.

La mayoría de estos pacientes utiliza cannabis como un tratamiento paliativo, para combatir el dolor, las náuseas y el estrés generado por la propia condición médica. Además, un pequeño porcentaje de ellos admitió  que utilizaba esta planta por el placer de experimentar la sensación de euforia que puede brindar. Es importante hacer notar que en el estado que viven estos pacientes,  la marihuana está legalizada tanto para uso médico como recreativo.

Este estudio demuestra que cuando la cannabis está legalizada y se encuentra disponible para su adquisición y uso, los pacientes con cáncer la usan para combatir tanto los efectos secundarios ocasionados por la quimioterapia, como varios de los síntomas relacionados con el cáncer.

Resultados del estudio

Los 926 pacientes se dividieron uniformemente entre los que fumaban cannabis o usaban marihuana en sus formas comestibles:

  • Alrededor del 40 % había ingerido cannabis en ambas formas.
  • Para los que fumaban, una pipa era la primera opción, seguido por un vaporizador y finalmente, un “cigarrillo casero” hecho con un papel enrollado.
  • Entre los productos comestibles, los de mayor popularidad eran los dulces, los aceites y la mantequilla, así como los productos horneados de manufactura casera.
  • El 66 % había consumido cannabis en algún momento de sus vidas.
  • En la actualidad, el 24 % utilizaba marihuana.
  • El tipo de cáncer que padecían, no parecía afectar el uso de la marihuana.
  • Los pacientes oncológicos que utilizaron marihuana, en general, eran más jóvenes y con un nivel de educación más bajo, si bien, aproximadamente la mitad de todos los pacientes tenían al menos un título universitario.
  • Más de la mitad de los que consumían cannabis consideró que les aportaba un beneficio “importante” para su tratamiento, mientras que otro 39% manifestó que le significaba un beneficio “moderado”.
  • El interés en la cannabis como tratamiento potencial para el cáncer era extremadamente alto, puesto que cerca del 92 % de los encuestados manifestó que deseaba más información sobre el potencial terapéutico de la marihuana en el tratamiento de las patologías oncológicas.
  • Sin embargo, menos del 15 % recibió información por parte de su médico tratante o enfermera. Más bien, obtuvieron datos sobre el potencial terapéutico de la marihuana a través de artículos en revistas, a partir de noticias, sitios de Internet, familiares y amistades o de otros pacientes con cáncer.

Incertidumbres de índole política

Si bien los investigadores señalan que se han dado “cambios en las actitudes políticas sobre la cannabis” puesto que el interés del público se ha visto incrementado, en especial en este último tiempo, pero también enfatizan sobre la carencia de proyectos de investigación sobre los posibles usos de la marihuana medicinal, así como la incertidumbre existente sobre la permanencia de la marihuana legal bajo la presidencia Trump.

Según la información que se maneja de momento, la marihuana legal continuará, al menos en el corto plazo, puesto que recientemente,  Trump pactó un compromiso presupuestario con los demócratas de continuar con la prohibición federal contra el Departamento de Justicia de interferir en los estados donde la marihuana es legal. Si bien, el Fiscal General Jeff Sessions continúa en abierta oposición a la legalización de la marihuana, además de  criticar fuertemente los programas estatales.

En base a este panorama un tanto incierto, este nuevo estudio ofrece una visión de cómo la marihuana podría ser utilizada para el tratamiento del cáncer en aquellos lugares donde su uso es completamente legal, tanto para fines recreativos como médicos.

 

 

Discusión