Inglaterra da luz verde a medicamentos hechos a base de cannabis

- Por

Medicinas hechas a partir de cannabis podrán ser prescritas por los médicos ingleses a partir del otoño, gracias a la salida de la sustancia de las drogas de peligrosidad número uno, promovida esta semana por el secretario de gobierno de aquel país, Sajid Javid.

Miles de personas, entre ellos niños que padecen enfermedades crónico degenerativas, como esclerosis múltiple o epilepsia refractaria, podrán acceder a una medicina más eficaz y que mejorará significativamente su calidad de vida, sin romper las leyes.

Por muchas décadas la cannabis estuvo considerada por las leyes inglesas como una droga de peligrosidad número uno, es decir, una que tiene altísimos niveles de adicción y ningún beneficio terapéutico.

La decisión de Javid de sacarla de esa categoría se da poco después de que su secretario de salud, Dame Sally Davies, así como la mesa de asesores y médicos de la oficina de gobierno hubieran concluido, por separado, que la evidencia sobre los beneficios terapéuticos de la cannabis estaba bien documentada y era real.

Sumadas estas consideraciones a la revisión de algunos casos de alto perfil, como niños con epilepsia refractaria, cuyos padecimientos se recrudecieron significativamente luego de que se les prohibiera adquirir medicamentos hechos a base de cannabis, obligó irremediablemente al gobierno inglés a reconsiderar la posición de la sustancia.

De los casos revisados, dos fueron los más importantes, el de Billy Caldwell, de doce años, y el de Alfie Dingley, de seis; ambos niños padecen severos casos de epilepsia y han respondido de forma muy favorable al aceite de cannabis.

“La revisión de estos dos casos nos dejó muy claro que teníamos que reconsiderar nuestra postura sobre la cannabis para uso médico; claramente nuestra postura no era la correcta, y ahora buscamos que el acceso a la medicina sea más fácil para los pacientes y sus familias. Sin embargo, esto no significa de ninguna manera que vamos a dar pasos hacia la legalización de cannabis para uso lúdico”, comentó William Hague, ex líder del partido conservador.

De acuerdo a un reporte del medio británico The Guardian, cuando la noticia de la revisión sobre el status de la cannabis salió a la luz, diferentes actores políticos en Inglaterra tuvieron fuertes discrepancias.

Los expertos en Salud opinaban que los medicamentos a base de cannabis necesitaban luz verde, pero el ala más conservadora se pronunció totalmente en contra, incluida Theresa May; Javid, que estuvo encargado de revisar los argumentos de ambas partes, se decantó por la primera opción.

Ahora, el Departamento de Salud Pública y Seguridad Social en Inglaterra tiene la tarea de emitir una resolución al respecto, y un nuevo marco regulatorio que permita desarrollar una visión más integral sobre este tipo de medicamentos, y otorgue el acceso seguro y asequible a los pacientes.

Además, emitirá una definición de cuáles son los medicamentos a base de cannabis que estarán permitidos en ese nuevo marco regulatorio; con base en esa definición se recetarán los medicamentos a los futuros pacientes.

Inglaterra, en este sentido, tiene una gran ventaja: posee una de las compañías más fuertes del sector: GW Pharmaceuticals, que tiene a la fecha dos medicamentos Sativex, que trata la esclerosis múltiple, y Epidiolex, para la epilepsia.

Aunque ambos tienen una distribución limitada en Inglaterra, GW se ha convertido en una líder en la exportación de estos productos: la implementación de un nuevo marco regulatorio a este respecto abrirá una puerta muy importante para la compañía y para todo el sector en ese país.