Dos recetas fáciles para elaborar aceite de cannabis casero

- Por

El aceite de marihuana es un recurso muy utilizado en la medicina cannábica y también por los consumidores recreativos. Por este motivo, te presentamos dos recetas para elaborar aceite de cannabis en tu casa.

Antes de iniciar, es preciso indicar que existen múltiples recetas para elaborar aceite de cannabis. Los consumidores deben encontrar la manera apropiada para prepararlo desde sus necesidades, recursos técnicos y tiempo del que disponen para este proceso.

Respecto al procedimiento, las dos técnicas con mejores resultados resultan la maceración y la evaporación, con efectos más precisos para los consumidores que apenas están experimentando con la elaboración de este aceite.

cannabis imvestigaciones médicas
Foto: Enecta Cannabis / Unsplash

Consideraciones iniciales sobre las recetas

El recurso principal para elaborar aceite de cannabis son los cogollos, mejor conocidos como brotes, flores secas y restos de las hojas de la marihuana, dado que su origen es lo que marcará los niveles de THC o CBD que contendrá este aceite.

Cabe destacar que tanto el THC como el CBD son determinantes para su utilización medicinal o recreativa. De esta manera, los altos niveles de CBD marcarán un aceite para uso medicinal, mientras que altos niveles de THC tendrán un mayor efecto psicoactivo, muy atractivo para el uso adulto.

Respecto a las formas en las que se consume el aceite de cannabis casero, en el uso medicinal puede utilizarse como suplemento alimenticio de forma sublingual o como aceite para masaje. También, como tratamiento alternativo para aliviar dolores musculares intensos, reducir los espasmos de la epilepsia, aumentar el apetito o tratar problemas de insomnio.

En el caso del uso adulto, el consumo del aceite de cannabis puede darse como aliño, es decir, agregado en frío sobre cualquier tipo de ensalada o de manera sublingual, al colocar algunas gotas debajo de la lengua.

Foto: Kymzi Nanney

Preparar aceite de cannabis casero

Independientemente del tipo de método que se elija para elaborar aceite de cannabis, estos son los requerimientos necesarios para ambas recetas:

  • 700 mililitros de aceite de oliva extra virgen
  • 25 gramos de cannabis seco y curado
  • 5 litros de agua purificada
  • Termómetro de cocina
  • Pala de plástico o madera (evitar metal)
  • Olla con capacidad de 3 a 5 litros
  • Refractario o frasco de cristal con capacidad de 1 litro
  • Filtro para cafetera
  • Toallas de papel absorbente
  • Colador de plástico o tela fino
  • Recipientes de cristal con tapa

Antes de iniciar la preparación es necesario lavar y desinfectar todos los utensilios que se utilizarán en el proceso. Asimismo, expertos como Javier Chineasta, del blog Growbarato, recomiendan curar los cogollos de marihuana antes de comenzar el proceso.

En este punto, es preciso comentar que secar los cogollos no es lo mismo que curarlos. El secado se realiza directamente al sol o mediante unos minutos dentro del horno. En cambio, para curar los cogollos es necesario almacenarlos durante dos semanas en contenedores cerrados para conservar su sabor y aroma.

Otros especialistas, como el colectivo Mamá Cultiva Argentina, aconsejan a los consumidores que, antes de comenzar a elaborar aceite de cannabis, los cogollos deben refrigerarse entre 12 y 24 horas para favorecer la extracción.

Asimismo, es preciso comentar que es preferible iniciar el proceso de extracción al aire libre, lejos de artefactos inflamables, como tanques de gas, y sin usar elementos metálicos como coladores, palas u ollas que estén en contacto directo con el aceite.

aceite de cannabis
Foto: Pixabay

Macerar aceite de cannabis

La primera receta para considerar para elaborar aceite de cannabis tiene como punto de extracción la maceración.

  • Paso 1: Vierte el aceite de oliva extra virgen dentro del recipiente o frasco de cristal con capacidad de 1 litro.
  • Paso 2: Introduce los 25 gramos de cogollos de cannabis. En este punto es importante mencionar que estos deben encontrarse a temperatura ambiente, a diferencia de los que se utilizarán en el otro método de extracción que mencionaremos más adelante.
  • Paso 3: Cierra el recipiente y almacena la mezcla durante un par de semanas en lugar oscuro y seco. Remueve de vez en cuando para que el cannabis suelte sus componentes.
  • Paso 4: Al cabo del tiempo indicado, el aceite puede ser consumido, pero es importante no retirar el cannabis del interior del frasco.

En el caso de que la maceración contenga una potencia mayor de la esperada, divide la mezcla original en otros frascos cubriendo hasta la mitad y luego rellena el resto del frasco con aceite de oliva para suavizar el efecto. Almacena nuevamente durante dos semanas.

escepticismo.aceite-cannabis
Foto julia Teichmann

Evaporación: otra forma de elaborar aceite

  • Paso 1: Rellena la olla grande con agua y agrega los cogollos de cannabis. Coloca la olla sobre el fuego y cuando comience a hervir, baja el fuego y mantenlo así durante 10 minutos removiendo de vez en cuando.
  • Paso 2: Cuela los cogollos con el colador o tela fina con cuidado de no quemarte. Repite el proceso de hervir los cogollos en dos ocasiones más para eliminar cualquier impureza en el cannabis.
  • Paso 3: Coloca los cogollos sobre papel absorbente. No presiones la planta, solamente deja que escurra el agua.

*Hay que enfatizar que el lavado de los cogollos no hace que el cannabis pierda cannabinoides, ya que la marihuana es hidrófuga, por lo que no pierde moléculas al entrar en contacto con el agua.

  • Paso 4: Una vez que la marihuana se ha secado, colócala dentro del frasco y añade los 700 mililitros de aceite de oliva extra virgen.
  • Paso 5: Llena la olla grande hasta la mitad de su capacidad y coloca el recipiente o frasco de cristal dentro de esta. Enciende el fuego y mantén el frasco a baño maría durante dos o tres horas, removiendo de vez en cuando.

*En este paso del procedimiento debe utilizarse el termómetro de cocina, pues se debe mantener la mezcla a una temperatura de 100 °C durante todo el baño maría.

  • Paso 6: Deja enfriar la mezcla resultante y luego cuélala utilizando el filtro para cafetera. Es importante no permitir que ningún resto de materia vegetal caiga sobre la mezcla embotellada.
  • Paso 7: Cierra el frasco y conserva la mezcla en un lugar oscuro y seco. Mantén el recipiente principal siempre en un sitio oscuro y vacía pequeñas cantidades en otros frascos para que los cannabinoides se conserven durante un periodo de tiempo más prolongado.

Estas son dos recetas sencillas para elaborar aceite de cannabis casero. Esperamos que te sean de utilidad y que poco a poco vayas perfeccionando tu proceso de preparación.

Con información de Growbarato.net, Mamá Cultiva Argentina y Geaseeds.com

Foto: Cambridge Jenkins / Unsplash