Javier Rosado: «El aceite de cáñamo ayuda a recuperar el equilibrio total»

- Por

Durante los últimos años, diversas regiones en el mundo consolidaron una sólida industria cannábica basada en ofrecer alternativas de salud. Por ello, el médico e investigador mexicano Javier Rosado Schmelz se dio a la tarea de investigar sobre el aporte del aceite de cáñamo en la recuperación del equilibrio total del cuerpo humano.

Cáñamo y equilibrio

Tras un año y medio de investigación sobre el sistema endocannabinoide, Rosado, especialista en medicina tradicional china, encontró muchas similitudes entre el trabajo del profesor Raphael Mechoulam y esta técnica milenaria. Su descubrimiento radica en que los puntos de acupuntura de la medicina tradicional china coinciden naturalmente con los receptores del sistema endocannabinoide humano.

Dicho hallazgo llevó al médico a plantearse una nueva forma de mejorar la salud que uniera los conocimientos sobre la medicina china y los beneficios del cáñamo. Así comenzó su camino para desarrollar una técnica pionera en México.

Rosado encontró la forma de dosificar aceite de cañamo órganico a los pacientes, como una manera de estimular sus receptores endocannabinoides, mediante el uso de un suplemento.

«En el sistema endocannabinoide existen receptores que se conectan con todo el cuerpo, desde el sistema nervioso central hacia todos los sistemas periféricos, que incluyen la parte ósea, los músculos, las glándulas, los sistemas correspondientes fisiológicos y también la interacción a nivel celular», platica Rosado en entrevista exclusiva para Nación Cannabis.


Foto: Kimzy Nanney / Unsplash

Cáñamo y el sistema endocannabinoide humano

Rosado afirma que tal estimulación genera un desbloqueo natural donde el cuerpo lo necesita, el cual se logra cuando los cannabinoides externos, consumidos mediante la toma de dosis sublinguales de aceite de cáñamo, interactúan con los receptores endocannabinoides del cuerpo.

«Todo ser humano tiene un cuerpo eléctrico y luego viene la información fisiológica, la cual se inicia con la parte celular. Entonces, la base del cuerpo humano son las células. Si intentamos mejorar las células y las hacemos estar en un óptimo nivel, no tendremos por qué enfermarnos», afirma el médico de medicina alternativa.

Cuando una persona toma un dosis de aceite comienza un proceso llamado sinapsis. La sinapsis se da cuando el cuerpo recibe el canabinoide exógeno; si este lo acepta, se realiza una postsinapsis, proceso que luego da paso a la sinapsis completa, que es la etapa en la que muchos consumidores aseguran ver resultados de inmediato.

«A causa de la edad o de una enfermedad, nuestros endocannabinoides se reducen y aparecen los síntomas. Al tomar cannabinoides exógenos es posible regular algunas molestias producidas por deficiencia de cannabinoides humanos», indica el especialista.

Curar con cáñamo

De acuerdo con Rosado, la curación sucede cuando los cannabinoides procedentes del aceite de cáñamo se adaptan a lo que el cuerpo necesita.

Tal efecto ayuda a los pacientes a consolidar un proceso de homeóstasis, es decir, un equilibro en su cuerpo físico, en su mente y en sus emociones. Para Rosado Schmelz, tal hecho es el principal argumento para afirmar que lo que se conoce como marihuana medicinal, el aceite de cáñamo o sus derivados, no sirve para curar enfermedades, sino para regular al sistema endocannabinoide.

«Los cannabinoides exógenos no son una medicina, sino un suplemento que estimula y potencia a los endocannabinoides humanos», enfatiza el también fundador del proyecto Hemp Oro Izt.

El proceso curativo tiene efectividad cuando el sistema endocannabinoide hace la función mimética para desinflamar y para disminuir los síntomas, porque, al hacer esa señalización de los receptores, se va logrando la estimulación de la glándula de la anandamina, que produce relajación y desinflamación y hace que los síntomas disminuyan.

«Si una persona tiene cáncer y presenta cierta sintomatología, esta subida de endocannabinoides la ayuda a incrementar su energía y a disminuir los efectos de la quimioterapia», explica Rosado.

Foto: Wisconsisn Hemp / Unsplash

Cáñamo para tratar la inflamación

El investigador tiene la experiencia para afirmar que la disminución de la inflamación desde el nivel muscular hasta el celular coadyuva en el tratamiento de enfermedades como el cáncer. Esto sucede gracias a la acción de los cannabinoides, también conocidos como fito canabidioles, que son las moléculas que, al ingresar a nuestro cuerpo, hacen sinapsis en los receptores cannabinoides humanos.

«El sistema endocannabinoide equilibra a un persona en lo fisiológico, emocional y mental. Cuando a dicha persona le hacen falta cannabinoides, se generan los síntomas, que posteriormente se convierten en una enfermedad”, menciona Rosado.

Por lo tanto, según el especialista, toda agresión a nivel celular de cualquier índole, inclusive mental o emocional, afecta a una célula y la empieza inflamar. Al inflamarse, la oxigenación empieza a disminuir en la célula y, por lo tanto, ya no permite la entrada de nutrientes y tampoco la salida completa de los tóxicos.

Este proceso origina un deterioro porque las células se van deformando; allí es cuando surge un malestar y luego una enfermedad.

Cómo funcionan las dosis de aceite de cáñamo

«El extracto de aceite de cáñamo ayuda en la parte mimética antinflamatoria, como un analgésico. Los fito cannabidioles tienen una acción inmediata al tomarse de manera sublingual porque llegan en segundos al cerebro y comienzan a trabajar con impulsos eléctricos como factores de señalización», enfatiza Rosado.

Sin embargo, pese a lo atractivo que pueda considerarse este tipo de tratamiento, los pacientes deben tener cuidado antes de decidirse. Debido a esto, Rosado optó por colaborar con un cultivador estadounidense, que no utiliza fungicidas ni pesticidas en sus tierras para crear un producto orgánico.

El investigador trabaja con la empresa Prime my body, con sede en Colorado, porque el cáñamo que cultiva es extraído con el mayor número de fito cannabidioles, entre estos, el denominado cannabigeriol o CBG, molécula que potencia el efecto del aceite.

«El cannabigeriol es el principal fitocannabidiol que potencia a los demás y ayuda a estimular el sistema nervioso central. Entonces, ese amplio espectro de cannabidioles y la conservación de siete terpenos producen más rápido el llamado efecto séquito (cuando estas moléculas trabajan de manera sinérgica para obtener beneficios en el cuerpo humano)”, subraya el entrevistado.

Foto: Kristijan Arsov / Unsplash

El cáñamo tiene 95 % de efectividad

Dadas estas condiciones, Rosado asegura que de septiembre de 2019 a la fecha, la experiencia que ha tenido es de 95 % de efectividad en los casos tratados. Asimismo, aunque no puede argumentar que el aceite de cáñamo sea una panacea, expone ser testigo de beneficios en consumidores con depresión, estrés, ansiedad, dolores neurálgicos y musculares.

«Estoy trabajando con un grupo de niños con autismo, síndrome de Aspergery, THA y síndrome de Down. Todos los casos han tenido un beneficio. Todos ellos utilizan fármacos y la mayoría tienen efectos colaterales. Entonces, el mayor logro es disminuir las dosis de estos fármacos y, en alguno que otro caso, eliminar el uso de los medicamentos», resalta el galeno alternativo.

Según su perspectiva, cambiar estos fármacos nocivos por el uso de un producto orgánico es algo extraordinario porque los efectos colaterales no se dan y tampoco serán dependientes, ya que los canabinoides no generan ninguna dependencia ni efecto colateral.

Legalizar el cáñamo en México

Los beneficios están siendo la carta de presentación de este tipo de productos mientras no se otorgue la legalización, que es el principal inconveniente para el desarrollo de la industria cannábica en nuestro país.

«Si se ve el beneficio, pues entonces se corre la voz y la gente está contenta y quiere platicarlo. Lamentablemente, hay mucha gente que produce su propio cannabis sin tener los cuidados y eso lo hace peligroso en el sentido de la salud, ya que puedes conseguir un producto cinco veces más barato, que no se sabe de qué planta viene. Lejos de hacer un beneficio, puede causar un daño», puntualizó Rosado.

Rosado alberga la esperanza de que en los próximos meses, la legalización de la marihuana medicinal dé luz verde al inicio de una nueva industria, la cual en un futuro no muy lejano permita vender chicles con cannabis en el metro, aunque sin THC.