Héctor Aguilar Camín: 3 razones para legalizar la marihuana

- Por

El periodista y novelista Héctor Aguilar Camín, en su columna Día con Día, en el diario Milenio, ha escrito sobre las tres razones fundamentales por las cuales México debe legalizar la marihuana; y es que, como él mismo escribe, la cultura prohibicionista está demorándose en su propia cuna: Estados Unidos.

Pero lo ha estado haciendo “de la periferia hacia el centro, de los estados a la federación”, apunta; y este desmoronamiento ha dado pie al nacimiento de una poderosa industria. Un estudio de la firma NEW Frontier Data (NFD) estima que legalizar la planta en toda la federación americana podría generar USD$132,000 millones en impuestos, y por lo menos un millón de nuevos empleos.

En palabras de Beau Whitney, economista en jefe de NFD, para cualquier país que enfrente déficits de recaudación, o se encuentre en un periodo de recesión y precise incrementar sus ingresos, una estrategia obvia y lógica sería el de legalizar la cannabis.

Tan sólo en California, último estado en hacer oficial la despenalización horizontal de la cannabis, esto es: tanto su uso industrial como medicinal y recreativo, se esperan ventas por USD$3,700 millones sólo durante 2018, cifra que podría alcanzar los USD$5000 millones para 2019.

El día de hoy, la organización Semáforo Delictivo Nacional, dio a conocer una estimación para nuestro país: legalizar la cannabis podría incentivar el crecimiento de una industria de hasta USD$6000 millones de dólares.

Santiago Roel, director de esta organización, dijo en entrevista para Forbes: “es una oportunidad de negocio legal relacionada con la industria médica, turística, cosmética e industrial. Mientras ellos le apuestan a la vida y a la riqueza, nosotros le apostamos a la muerte y a la pobreza… No podemos quedarnos cruzados de brazos para aprovechar esta oportunidad de negocio y de regresar a la paz de México”.

Insistimos, la guerra contra las drogas es una guerra contra minorías y marginados. En EUA y en México. Si los afectados…

Publié par Santiago Roel R. sur mercredi 31 Janvier 2018

Y añadió en sus redes sociales: “Insistimos, la guerra contra las drogas es una guerra contra minorías y marginados. En EUA y en México. Si los afectados fueran los ricos ya hubiéramos regulado no una, sino todas las drogas y sin debate de por medio”.

Esto, inmediatamente después de que revelaran: en 11 estados del país, durante 2017, los homicidios incrementaron hasta 100%. Este argumento, el de la seguridad, constituye el núcleo de dos de las razones de Aguilar Camín para la regulación de la cannabis en México.

Él escribe: “segunda razón para legalizar la marihuana: tenemos miles de presos equivocados por consumo y portación de marihuana: no narcotraficantes peligrosos, sino portadores de pequeñas dosis que los vuelven reos de penas mayores”.

Y eso lo lleva a la tercera razón: “el daño que los fumadores de esta hierba pueden hacerse a sí mismos y a otros por consumirla, es mucho menor que el daño social de perseguirla”; y aunque reconoce que México cuenta con una de las más avanzadas leyes antidrogas, comparable, en sus palabras, a la de Portugal, que criminaliza la producción y venta pero no el consumo: “las dosis permitidas son muy pequeñas: hasta 5 gramos de cannabis y medio gramo de cocaína”.

Y apunta bien: “nadie vende en la Ciudad de México dotaciones de cinco gramos de marihuana o medio gramo de cocaína, lo mínimo es un manojo de 30 gramos y uno completo de cocaína, de tal modo que se pasa muy rápido de ser un consumidor, a ser un narcomenudista, y los narcomenudistas van a la cárcel”.

Su primera razón es, simplemente: “no hay que ser más papistas que el papa, sobre todo cuando somos la feligresía la que paga más caro las ocurrencias del pontífice”.

A sólo meses de que se abra el mercado de cannabis recreativo en Canadá, y con la pujante regulación de los estados en E.U.A, México se encuentra en el centro de un importante debate. Incluso, hace una semana, nuestro secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, lanzó una propuesta: la de regular la venta, producción y consumo de cannabis en los estados que concentran los principales destinos turísticos del país: Quintana Roo y Baja California Sur.

La propuesta recibió una nutrida reacción de los diferentes actores políticos del país. Lo que está claro es que la regulación de la cannabis se trata también de un tema económico, que nuestro país no debe de tardar mucho tiempo en resolver. El día de ayer, una de las más grandes compañías canadienses, Cannabis Wheaton, realizó una inversión de USD$15 millones en Uruguay, el primer país en Latinoamérica en lograr la total regulación de la planta.