Canadá está invirtiendo agresivamente en la industria de la cannabis estadounidense

- Por

Algo se está moviendo en Canadá. Como siempre, los vecinos norteños de Estados Unidos están trabajando las cosas de una manera muy distinta; es decir, aprovechando la legalización de la marihuana medicinal con movimientos financieros imparables fuera de su país.

Al no estar legalizado el uso recreativo de la marihuana (tema que se ve muy próximo a aprobarse), los canadienses no han perdido el tiempo esperando a que se regule para expandirse en esta industria. Empresas de la nación gobernada por Justin Trudeau ya están apoderándose de los miles de millones de dólares que la cannabis genera en Estados Unidos cada año, haciendo que buena parte de esos ingresos vuelen directo a Canadá.

Las grandes empresas canadienses están invirtiendo en la industria cannábica estadounidense con ofertas que los locales no pueden afrontar. El dinero canadiense llega en forma de cascada, lo que algunos empresarios de la marihuana ven como una competencia difícil debido a sus grandes presupuestos. Los compradores “están tomando una postura agresiva al querer adquirir propiedades en este país”, señala Scott Greiper, fundador de Viridian Capital Advisors, una elegante firma de asesoría financiera dedicada a la industria de la cannabis en Estados Unidos.

Las compras de los canadienses están presentes en todo tipo de empresas norteamericanas que aportan a la industria de la cannabis. Por ejemplo, THC BioMed International, una organización canadiense dedicada a la investigación médica, enfocada en la marihuana, ha absorbido a Clone Shipper, la startup norteamericana dedicada a crear cultivadores de plantas realmente efectivos para su transportación.

Otro caso a destacar, señala el fundador de Viridian, es el de Aphira, una de las mayores empresas canadienses dedicadas al suministro de cannabis medicinal, que recientemente ha adquirido una participación accionaria en CoopperState, una empresa de Arizona que arrastraba problemas económicos, dedicada a la plantación de marihuana con fines medicinales. Lo mismo pasó con la Canadian Bioceutical Corporation, que adquirió recientemente a PerkAZ Property, una pequeña empresa destinada al cultivo.

Esto indica un profundo conocimiento del mercado estadounidense por parte de los inversionistas de Canadá. Muchas de sus apuestas han hecho que varias empresas no quiebren o que lleguen a ampliarse a niveles que con la inversión local serían realmente difícil. Lo más alarmante para la industria es que estas compras inmensas han ocurrido todas en este mismo año, por lo que se esperan muchas más inversiones colosales desde Canadá que difícilmente podrán igualar.

Y es que las apuestas de los empresarios canadienses en el país de Donald Trump son bastantes riesgosas e incluyen cifras millonarias. Greiper señala que como empresarios norteamericanos no se permiten arriesgar más de medio millón de dólares en esta industria. Además de que estos grandes inversionistas del norte no están satisfechos con comprar acciones o algún porcentaje de ciertas empresas de la industria cannábica, buscan adquirirlo todo, “no invierten en empresas que no puedan controlar completamente”, agrega.

Con esta idea concuerda otro empresario estadounidense; se trata de Andy Williams, jefe ejecutivo en Medicine Man, el más grande dispensario de cannabis en Colorado. “Ellos llegan y quieren absorberlo todo. Si yo les digo un precio, aunque sea muy elevado, ellos contestan que sí, sin parpadear”, comenta. En ese afán por adquirir lo mayor posible, agrega, “huyen al enterarse de que no pueden adquirir una compañía pública”.

Como resultado final, muchos inversionistas locales de la industria están listos para retirar su dinero. Ante tales cifras y poderes adquisitivos, sus números son poco atractivos. Ellos han estado ahí desde el comienzo, escalando poco a poco hasta consolidar un proyecto, para que al final lleguen extranjeros con fuertes sumas de dinero y les dificulten todo.

Cuando se enteran de esto, los inversionistas canadienses no hacen más que aprovecharlo.