¿Qué cannabis es mejor? ¿Índica o sativa? | Nación Cannabis

¿Qué cannabis es mejor? ¿Índica o sativa?

- Por

Al ser una planta unisexual, el cannabis tiene una sola especie. Sin embargo, cuenta con tres subespecies: híbrida, sativa e índica, las dos últimas surgidas de forma natural, mientras que la primera es resultado de la mezcla de ambas. Por ello, antes de conocer qué cannabis es mejor, hay que tener en cuenta varios factores.

Dichos factores surgen tomando como referencia las necesidades propias del consumidor, la región donde habita, el tipo de uso que puede ser recreativo o medicinal y hasta el presupuesto con el que cuenta.

¿Qué es mejor?

Estos son solo algunos de los factores clave que le servirán a los usuarios para elegir qué cannabis es mejor en cada caso, es decir, si deben elegir índica o sativa para la finalidad requerida.

Antes de comenzar a hablar acerca de las características de cada subespecie, con el objetivo de que el lector pueda identificar si se apega o no a sus necesidades, es necesario conocer algunas de sus generalidades.

Las variedades índicas son originarias de la región montañosa de Asia Central y de Pakistán, Afganistán, India, Tíbet y Nepal. Por este motivo, este tipo de plantas resisten bajas temperaturas y climas cálidos extremos.

Para su crecimiento, esta subespecie está acostumbrada a tener buena luz y calor por menos tiempo, por lo que tienen una floración más rápida que dura entre 45 y 60 días por ciclo. Sus propiedades la hacen ideal para usuarios que padecen alguna afección.

Físicamente son más altas que las sativas, las plantas son más robustas y compactas, con cogollos más densos y pesados, y crecen en forma de racimos alrededor de los nudos del tallo y de las ramas.

Sativa energética

En contraste, las variedades sativas provienen de climas tropicales, como el de Tailandia, el sur de la India, Jamaica y algunos países latinoamericanos, como es el caso de México. Al ser de climas cálidos, su crecimiento requiere por lo menos 12 horas de luz al día.

Las sativas siguen creciendo durante toda la fase de floración, entre un 200 y un 300 % más que su tamaño vegetativo. Su ciclo de floración tiene una duración de entre 60 y 90 días.

Ahora bien, respecto a sus efectos, las sativas producen un efecto cerebral que brinda una sensación de euforia, por lo que comúnmente se asocia con producir creatividad. En cambio, las índicas tienen un efecto relajante que tiene utilidad medicinal.

Esta clasificación es el cliché generalizado sobre los efectos que produce cada subespecie, y aunque no está comprobado científicamente, a partir de esta generalización, el usuario puede encontrar qué cannabis es mejor para él.

Índica vs Sativa

El doctor Ethan Russo, director médico de PHYTECS, una empresa de biotecnología que investiga y desarrolla enfoques innovadores dirigidos al sistema endocannabinoide humano, aseguró en 2016 a la revista Cannabis and Cannabinoid Research que es imposible que los términos índica y sativa puedan darnos realmente una idea de la composición química de una planta en particular y, por consiguiente, de los efectos que producirá.

Quizá por ello, la medicina cannábica opta por la subespecie híbrida para crear cepas que sean adecuadas para el uso medicinal personalizado, es decir, que durante el día produzcan un efecto cerebral, mientras que por las noches relajen e incluso sirvan de somnífero.

Sin embargo, es preciso comentar que la mayor parte de los usuarios medicinales prefieren las variedades índicas para aliviar el dolor, tener un efecto analgésico, relajar los músculos, sedar, estimular el apetito e incluso tratar el insomnio.

Por el contrario, la subespecie sativa se considera como adecuada para su consumo durante el día, debido a su efecto energético y antidepresivo, el cual aumenta la concentración y reduce la ansiedad.

Con información de Elsaltodiario.com, Royalqueenseeds y Lamota.org

Foto: Sharon Mcucheon / Unsplash