Turismo lujoso con cannabis

- Por

Existen varias iniciativas alrededor del mundo que organizan experiencias llenas de ostentación para el turismo cannábico. Se enfocan en fumar porros rodeados de la inigualable sensación que ofrecen los paisajes más bellos del mundo.

¿9 272 dólares por fumar marihuana en la Cordillera de las Cascadas en Columbia Británica? ¿Los vale? Pareciera que sí, ya que el turismo de lujo cannábico es algo en crecimiento en Canadá.

Diversas tendencias de turismo con cannabis

Esa experiencia es parte de un tour de «excursionismo» organizado por Butiq Escapes, una compañía turística de lujo del cannabis con sede en Victoria, Columbia Británica. Un guía recoge al visitante en un aeropuerto privado, fuma contigo en las montañas y te proporciona un servicio de alimentos (para un grupo de hasta cuatro personas) que incluye almuerzo y cena.

De acuerdo con cifras oficiales, los canadienses gastaron alrededor de 5 190 millones de dólares en marihuana en 2019, por lo que no extraña que esté surgiendo una oleada de compañías de turismo de lujo del cannabis, las cuales ofrecen itinerarios hechos a la medida de los turistas de alta gama.

La oferta es sumergir, con estilo, al turista en la cultura de la marihuana, ya sea con masajes con aceite de cáñamo de 155 dólares, una cena con infusión de cannabis por 130 dólares o una boda cannábica por 2 225 dólares.

Ryan Clark, propietario de Butiq Escapes expresa: «Queríamos ser los primeros en ofrecer una experiencia más sofisticada, ya que ninguna otra agencia de viajes en el país parecía querer adentrarse en este mercado. Pero no somos tímidos y amamos el cannabis, así que fue una buena opción».

Por si fuera poco, Canadian Kush Tours, en Toronto, ha organizado más de una decena de tours privados, desde recorridos por salas de vapor de lujo hasta un bar de bodas cannábicas por 2 225 dólares y paquetes como «Hang with the Herb», donde, de acuerdo con Vice, por 297 dólares el turista pasa el rato con una mascota en forma de hoja verde llamada Herbert «The Herb» Kushman. Esta atracción se encuentra disponible por 99 dólares la hora para eventos corporativos o fiestas.

El turismo del cannabis, afirma Neev Tapiero, fundador de Kush, será una parte saludable de la industria que aún no ha adoptado al cannabis. «Tenemos diferentes paquetes de precios para diferentes personas. La gente tiene más probabilidades de gastar más o derrochar mientras está de vacaciones, y las experiencias personalizadas son tendencias modernas en el mercado turístico actual».

También, en Edmonton hay iniciativas similares impulsadas por Kieley Beaudry, cofundadora de Parkland Flower Inc., una pequeña productora de cannabis que busca esparcir el consumo entre ciudadanos y turistas en las tienditas cannábicas de Alberta y, por qué no, más allá de esa región.

Beaundry y su equipo le hicieron un tour a gente de Nova Cannabis por sus instalaciones en Parkland Country, donde mostraron sus plantas y les permitieron tomar fotografías. Por si fuera poco, de acuerdo con la cofundadora de Parkland Flower Inc., buscan crear un área «catadora».

Más allá de Canadá

También en Alaska se ha impulsado el turismo cannábico basado en experiencias paisajistas, evidentemente, porque es una región donde se congrega la majestuosidad de la naturaleza. Bosques, glaciares, aurora boreal y una gran biodiversidad son algunos de los escenarios idílicos para el turismo «tradicional» y cannábico.

En marzo de 2019, Juneau, capital del estado, se unió a distintas ciudades de California al otorgar permisos especiales para el consumo de cannabis dentro de dispensarios. Asimismo, aumentó la lista de espacios públicos para fumar marihuana. Sin embargo, hay que conocer las restricciones: el consumo de cannabis todavía es ilegal en parques y espacios federales.

También, en Colorado, estado estadounidense pionero en materia de regularización y desarrollo de la industria del cannabis, ofrece desde tours alrededor de dispensarios que permiten consumir marihuana en autobuses turísticos hasta clases de pintura con cannabis.

¿Qué sucede en Europa?

Ámsterdam, región amigable con los consumidores de cannabis por excelencia, ha sido y sigue siendo atractivo para turistas de todo el mundo, no solo por sus excepcionales canales, impactante arquitectura y vanguardista cultura, sino también por sus tiendas de café exclusivas para consumidores de cannabis.

Allí los turistas pueden consumir sin ningún problema. Asimismo, los museos de la ciudad y los parques que enverdecen el paisaje, son ideales para los consumidores de marihuana.


Etiquetas: