Facebook endurece sus políticas y se lanza contra los dispensarios de cannabis

- Por

Facebook, el gigante mediático de esta era, está endureciendo sus criterios para decidir qué puede y qué no puede postearse. Estas medidas han afectado a muchos negocios y, en este caso, ha puesto en aprietos a varios dispensarios de cannabis en Alaska.

La red social más utilizada en el mundo advierte en sus políticas de admisión que promover el consumo de sustancias y/o drogas es algo totalmente inaceptable, sobre todo la venta de marihuana. Esta medida ha derivado en que la empresa de Mark Zuckerberg lastime severamente los contenidos de varias marcas y tiendas que se dedican a vender productos con activos de la cannabis.

Cary Carrigan, director ejecutivo de la Alaska Marijuana Industry Association, señaló que la industria cannábica ha luchado con estos lineamientos durante años. Si bien han logrado una muy buena aceptación por parte de la sociedad, la moral de los directivos de Facebook no ha cedido en absoluto.

Y esto es un problema que no ha visto avances. Si bien Twitter es un canal mucho más permisivo para miles de marcas y tiendas ligadas a la industria de la cannabis, Facebook es sin duda una oportunidad de mercado enorme para anunciar sus productos. Es por esto que los esfuerzos del gigante azul se han centralizado en permitir cada vez menos contenido violento o de discurso de odio, sin ceder en el tema de sustancias.

A pesar de que la marihuana ya es legal en más de 28 estados de la unión americana, Alaska no comprende porqué en Facebook se empeñan en censurar específicamente a la industria de esa área.

El panorama es borroso

Eliminar páginas de Facebook ligadas a la cannabis en Alaska no es la solución. La abogada Jana Weltzin, especialista en la industria cannábica desde el apartado legal, asegura que el cierre de estas páginas “tiene un efecto increíblemente negativo y escalofriante en el discurso comercial de estas empresas”.

Y es que Facebook es la red ideal para que miles de marcas forjen un lazo directo con su público, ya que desde esta aplicación pueden informar sobre sus productos, crear sus valores de marca y transmitir sus aportes a determinada industria. Al censurar este canal, los dispensarios de marihuana medicinal en Alaska han visto cortada su comunicación con su público ideal, lo que se traduce en parálisis de comunicación y menos ventas.

Ya que las legislaciones locales no permiten anunciar a la cannabis en medios tradicionales como la radio y la televisión, las opciones para anunciarse son cada vez menos. Lo que coloca a estos dispensarios en una posición sumamente difícil para darse a conocer. Además, “las reglas sobre publicidad general en Alaska son poco claras e inconsistentes”, señala la abogada.

“La única opción es apelar para que abran de nuevo las páginas”, asegura. Pero este proceso se apela teniendo a Facebook como principal juez, y todos sabemos qué pasa cuando un juez dicta sentencia definitiva. Ahora solamente queda presionar para obtener más información sobre qué publicaciones fueron las que propiciaron estas decisiones.

“En ocasiones las personas reciben respuesta, en casos mejores recuperan sus cuentas”, señala la abogada. Lo cierto es que Facebook no tiene un método único para sentenciar o para responder, por lo que establecer contacto es un asunto totalmente aleatorio. Cualquier persona que haya tenido problemas con su cuenta en esta red social lo sabe.

Los afectados hablan

Uno de las tiendas que sufrieron esta medida por parte de Facebook es Enlighten Alaska, y basta con una búsqueda rápida en Google para verificar que su página fue eliminada. Su dueña, Leah Levinton, asegura que desde hace semanas no ha tenido respuesta por parte de la gran red social.

Y es que no considera una medida justa que mientras la cannabis está legalizada en el estado Facebook actúe como si no lo estuviera. “Muchos de mis clientes se alarmaron ante la censura de la página y han preguntado si aún está abierta la tienda”, señala Leah. “Es realmente frustrante”.

También tiene miedo de que su cuenta de Instagram desaparezca. Desde que Facebook compró la popular red social de fotografía, los permisos de dicha app también están cambiando. En sus esfuerzos por moralizar los contenidos, las personas ligadas a la industria de la cannabis están realmente nerviosas por las próximas decisiones.

Para James Barrett, dueño de Rainforest Farm, un dispensario local de cannabis, el ambiente es bastante hostil. Si bien su página de Facebook aún no ha sido eliminada, el riesgo de que pierda sus seguidores es latente. Por lo que busca obtener más información de Facebook sobre la supervisión que se hace a sus contenidos.

Así que busca mencionar lo menos posible sobre su producto. No dice nada sobre lo que vende, no comunica precios ni ofrece publicidad a menores de 21 años. Prácticamente se limita a decir a qué hora abre y cuándo cierra, además de compartir algunas notas sobre cultura cannábica. Una información totalmente cercenada para un negocio que ofrece decenas de productos y variedades de cannabis.

Aún así, “todas las personas están en Facebook, es el método de publicidad más eficaz ya que estás en el bolsillo del cliente”, señala Barrett, dejando claro que quiere anunciar y vender sus productos, como cualquier empresario.