La marihuana medicinal está empoderando a las madres latinoamericanas: Fundación Daya

- Por

Cansadas que ver a sus hijos sufrir por cánceres, epilepsias y muchas más enfermedades, miles de madres a lo largo de toda América Latina han apostado por reunirse para defender el uso medicinal en sus hijos. Fue en Chile en donde nació la idea de cultivar cannabis desde casa para que los pequeños accedieran a un tratamiento alterno y barato que pudiera ayudarlos. Todo esto tiene un sello completamente femenino.

Si bien todo empezó como una respuesta desesperada ante la poca ayuda del gobierno chileno, Mamá Cultiva se formó gracias a la unión de mujeres que lo dieron todo por la salud de sus familiares enfermos, todo amparado por la Fundación Daya, una popular organización que busca ayudar a niños de toda Latinoamérica. Aunque no fue nada fácil iniciar un movimiento pro cannabico para infantes en tierras conservadoras, ya que estuvieron siempre enfrentando prejuicios sociales, médicos, políticos y hasta familiares.

Pero la tenacidad y el espíritu de ver una mejoría en los niños enfermos de Latinoamérica han hecho que Fundación Daya y Mamá Cultiva crezcan más que nunca. Mamá Cultiva está presente hoy en día en varios países de Latinoamérica como Colombia, Paraguay, Argentina, Perú, Uruguay, Argentina y ahora, inaugurando el movimiento en la ExpoWeed 2017, anuncian la creación de Mamá Cultiva México.

Con pláticas, marchas en las calles, talleres y mucha confianza en su causa, esta ONG continúa esparciendo el discurso pro cannabico totalmente medicinal. Lo suyo es ver por la salud de niños enfermos antes que pensar en el consumo lúdico, si bien no están en contra del consumo recreativo responsable, su postura permanece completamente atada al lado medicinal.

“Nos dedicamos básicamente a los talleres de autocultivo. Ahí es donde realmente se forman los lazos de amor, cariño y apoyo a nuestra comunidad cuando los instruimos”, señala Ana María Gazmuri, la creadora de este enorme movimiento.

Trabajan además enseñando a los departamentos de policía de varias ciudades del continente para evitar que las personas que consumen cannabis medicinal sean perseguidas por la autoridad. Aseguran que esto les ha sorprendido, ya que los policías de muchos países son realmente entusiastas por comprender las nuevas leyes procannábicas.

El movimiento les ha permitido llevar su mensaje a naciones de toda América, y además en Europa y algunas ciudades de Asia. “Esperamos que cada vez más pacientes mexicanos puedan participar con nosotros. No nos engañemos, en México no se ha legalizado la cannabis medicinal. Legalizar el cáñamo no es legalizar la marihuana medicinal. Fue un primer paso, pero no nos conformemos. No es esto lo que necesitan nuestros niños”, agrega Gazmuri.

No hay texto alternativo automático disponible.

“Llevamos 3 años de plantación y contínuamente estamos realizando estudios científicos. Nuestros pacientes se hacen presentes y nos ayudan a generar esa imagen de confianza que muchas personas necesitan para convencerse. Ya que nunca cultivamos en zonas ocultas, todo lo hacemos a la vista de la gente. Queremos que se enteren y vean el apoyo que damos”.

Esto las empodera, aseguran, les hace responsables de un mensaje que no hace más que ayudar a mejorar las vías de sanación de miles de pacientes en todo el continente. “Algunas familias son muy egoístas y no quieren ayudar a sus familiares enfermos bajo prejuicios sin sentido. Mamá Cultiva tiene como labor principal el hacer que todos accedan a una planta que fue demonizada y que ahora está salvando a nuestros hijos”, sostiene una integrante de Mamá Cultiva México.

Con esto se empoderan como mujeres y motivan a que otras más se sumen y logren adquirir la confianza, la valentía y el gusto por ayudar a las personas que más necesitan de un tratamiento seguro de cannabis medicinal. Sin embargo, han experimentado persecuciones y muchos han intentado manchar el nombre de esta organización.

Por lo que han tenido que deslindarse de varias acusaciones de venta de marihuana para enriquecerse personalmente o de traficar con la planta en países en donde es ilegal hacerlo. “Comunicamos que Fundación Mamá Cultiva no vende cannabis así como tampoco ningún producto fabricado en base a esta planta”, afirman en su página oficial.

El mensaje se torna emotivo cuando hablan de las razones por las que decidieron crear el movimiento o unirse a él. Y es que son los niños con epilepsias, cáncer, tumores cerebrales o enfermedades musculares los que realmente han motivado la creación y el avance de Mamá Cultiva, muchas de las mujeres que participan continuamente en esta labor son madres de niños enfermos que sufrían con los tratamientos tradicionales o que no podían costearlos.

“La mayoría de nosotras queríamos morir juntos a nuestros hijos para evitarles y evitarnos el dolor tan grande de sus enfermedades. Tuvimos que gastar todos nuestros ahorros y hasta hipotecar nuestras casas. No podíamos permitir eso”, señala la creadora del movimiento. Por lo que decidieron que, por el momento, la cannabis era la única respuesta saludable y no adictiva para el bienestar de sus hijos.

Por eso es que Mamá Cultiva en México busca aglomerar a la mayor cantidad de familias mexicanas que busquen ayudar a alguno de sus familiares enfermos. El movimiento, ya sea en América Latina o en México, no se limita al cuidado de los niños, también apoyan a personas de la tercera edad que están siendo descuidadas por sus familiares y las instituciones de salud.

La labor continúa y con la creación de Mamá Cultiva México se forma un fuerte lazo continental para darle más solidez al movimiento nacional que busca la legalidad del cultivo y la cosecha de la planta con fines medicinales. Algo que al final no haría más que ayudar a miles de mexicanos que no pueden costear los tratamientos tradicionales ni los tratamientos de cannabis medicinal importada que resultan altamente costosos.

“Les pedimos que como sociedad apoyen a las madres mexicanas que se esfuerzan por autocultivar plantas para el bien de sus niños. No las juzguen, apóyenlas. Cultivemos, llegó el tiempo para México”, sentenció Cecil Alvear, responsable de Mamá Cultiva México.