CBD hace boom en Reino Unido: usuarios aumentan 100% en un año

- Por

De acuerdo a una nueva estadística difundida por la Cannabis Trades Association UK, el Canabidiol (CBD) en el Reino Unido, ha tenido un increíble aumento de sus usuarios. De los 125,000 que lo utilizaban el año pasado, han aumentado a 250,000: un cien por ciento redondo de incremento.

Y de acuerdo a lo difundido por los medios locales, cada mes se suman 1000 usuarios nuevos para el compuesto cannábico; pero hay una particularidad: el 65% de todos estos usuarios, son mujeres en busca de alivio para sus padecimientos, de acuerdo a lo revelado por Mike Harlington, director general de la Cannabis Trades.

El estatus legal del CBD en Inglaterra, Gales, Irlanda y Escocia, es a la fecha confuso: en octubre del año pasado, la Agencia Regulatoria de Medicinas (MHRA, por sus siglas en inglés) emitió una postura al respecto del CBD: “hemos llegado a la conclusión de que productos que contengan CBD, son una medicina, siempre y cuando sean usados para esos fines. La venta de estos productos es legal, pero los distribuidores necesitarán una licencia médica antes de que puedan comerciar con el producto”.

Muchos de los comercios en estos países que distribuyen aceites, o píldoras de CBD, lo hacen sin licencia médica, vendiéndolo como un suplemento alimenticio; eso estaría penado por la ley, y podría acarrearles persecución. Según la MHRA, la prioridad principal de la agencia es asegurar la calidad de los productos. No obstante, la agencia se dedica a evaluar y autorizar, de manera individual, a usuarios y compañías que usan o venden el producto. Esta postura ambivalente ha confundido a miles.

De hecho, el primer británico en poder comprar de manera legal productos de CBD, se llama Billy Caldwell, y fue declarado como tal apenas en abril de este año. Este retraso en el Reino Unido, respecto a otros países en materia de cannabis medicinal, no ha frenado a nuevos usuarios que en la sustancia buscan el alivio de sus padecimientos.

En los medios británicos hay dos casos destacados: el de Lynn Cameron, una escocesa de 48 años que buscó en el CBD un tratamiento alternativo frente al cáncer terminal que padecía (a la mujer le habían dado seis meses de vida); y el de Brenda Davidson, escocesa de 55 años, que llevaba 13 años con un dolor crónico en la espalda.

Después de utilizar CDB, a Lynn Cameron la declararon como en etapa recesiva de su cáncer, y con una proyección de vida de al menos cinco años más; Brenda Davidson, por otro lado, en un par de semanas logró deshacerse de sus sedantes químicos, que no ayudaban con el dolor, y tener una vida normal: su dolor de ciática desapareció después de un par de semanas utilizando el concentrado canabinoide.

Para Harlington, esto no hace sino poner en primer plano la necesidad de entender mejor a la planta, y al compuesto: “tenemos conocimiento del sistema endocanabinoide desde hace 40 años, o más, pero ha sido ignorado en mayor o menor medida”, expresa para el Daily Mail.

“En muchos casos, tan pronto dices la palabra cannabis, cae sobre la palabra y sobre el que la pronuncia un estigma insalvable: estos productos de CBD, y la planta misma, son estigmatizados a pesar de que todo mamífero posee un sistema endoncabinoide, lo que quiere decir que podemos utilizar estas sustancias de manera natural”, y añade: “las deficiencias en este sistema interno de canabinoides se están conociendo poco a poco: lo que ya sabemos es que el CBD es de hecho una sustancia necesaria para la salud y el bienestar”.

Para el farmacólogo Shamir Patel, que vende productos con CBD en su sitio Chemist-4-U.com, la sustancia se está volviendo popular de una forma dramática: “he visto cómo la venta de estos productos ha aumentado de forma muy positiva y rápida: creo que la gente está poco a poco entendiendo lo que es y cómo se usa. Nosotros, quienes lo vendemos, lo que pretendemos es promover la legitimidad del medicamento”.