Científicos comprobaron que el aceite de CBD puede tratar 10 padecimientos

- Por

Un artículo publicado en el blog especializado Dinafem.org realizó un recuento sobre los descubrimientos científicos que atañen al uso de aceite de CBD para tratar 10 tipos de dolencias comunes entre la población mundial.

Dichas investigaciones destacan el uso del CBD, molécula proveniente del cannabis, como un factor clave en los tratamientos médicos que ayuda a sobrellevar distintas patologías, dándole una mejor calidad de vida a los pacientes.

Conocido también como cannabidiol, el CBD es un compuesto natural que se encuentra en la flor resinosa de la marihuana, de la cual se puede obtener su forma pura como tratamiento para los siguientes padecimientos.

Reduce las molestias por artritis

La inflamación generada en los pacientes con padecimientos como artritis o reumatismo produce un gran dolor que disminuye su calidad de vida, aunado al desgaste de los huesos que les causa una inmovilidad característica de esta enfermedad.

Vale destacar que esta enfermedad es autoinmune, es decir, que tiene una condición patológica en la cual el sistema inmunitario se convierte en el agresor que ataca y que destruye a los propios órganos y tejidos corporales sanos.

El dolor generado en el paciente puede ser tratado con cannabis porque los nervios encargados de transportar las señales del dolor de las articulaciones al cerebro están repletos de receptores de cannabinoides.

De esta forma, CBD actúa con efecto analgésico y antinflamatorio, lo que reduce la hinchazón y alivia el dolor. Incluso, algunos estudios sugieren que frena el avance de la artritis reumatoide al ser una sustancia responsable de la modulación del sistema inmune.

El efecto analgésico es muy importante para estos pacientes, el cual es atribuible al CBD que, a diferencia de THC, no proporciona efectos psicoactivos que sean desagradables para los pacientes.

Disminuye los tumores

Un estudio publicado en el British Journal of Pharmacology reveló que el cannabidiol cuenta con agentes antiangiogénesis, los cuales inhiben la creación de nuevos canales sanguíneos necesarios para el crecimiento de los tumores.

El cannabidiol frena la proliferación y las invasiones de células nocivas en algunos tipos de cánceres, como el de mama, pulmón o cerebral. A la vez, sus propiedades antieméticas sirven para luchar contra las náuseas y los vómitos provocados por las sesiones de quimioterapia.

Una investigación de la Universidad Complutense de Madrid comparó la eficacia de los isolados de THC puro y de los extractos de aceite ricos en THC en una serie de experimentos preclínicos que se centraron en el cáncer de mama.

Disminuye ataques de epilepsia

Es preciso indicar que el cannabis brinda un poco de alivio a los molestos ataques de epilepsia, debido a que el CBD posee propiedades anticonvulsivas y, por lo tanto, el paciente tiene un menor riesgo de sufrir un daño cerebral irreversible.

En este sentido, vale recordar el caso de la niña estadounidense Charlotte Figi, quien da nombre a una de las cepas de marihuana más ricas en CBD: Charlotte´s Web. Esta pequeña sufría un promedio de hasta 300 ataques epilépticos por semana. Tras el uso del cannabis, logró disminuirlos en un 99 %.

Trata síntomas de la esclerosis múltiple

Al igual que en las enfermedades reumáticos, la inflamación es el principal enemigo de los pacientes con esclerosis múltiple, pero esta vez se asume como de tipo neuronal.

Ante este panorama, diversas investigaciones médicas dieron como resultado el Sativex, el único fármaco del mundo con base de cannabis.

El consumo de CBD en estos pacientes ayuda a tratar los síntomas neurológicos, entre los que destaca la pérdida del control motor, la debilidad muscular, los espasmos, un estado de ánimo inestable y la fatiga.

Combate ciertas molestias del intestino

Asimismo, en el caso específico de pacientes con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, investigaciones médicas han demostrado que el CBD es una forma eficaz de reducir los procesos inflamatorios del intestino.

Una investigación de la facultad de Medicina de la universidad de Massachusetts y de la universidad de Bath mostró que los endocannabinoides podrían ayudar a controlar y a prevenir la enfermedad inflamatoria intestinal.

Los investigadores descubrieron que la inflamación intestinal está regulada por dos procesos importantes que están constantemente en flujo y que responden a las condiciones cambiantes en el entorno intestinal.

Detiene la degeneración neuronal

Como ya habíamos mencionado antes, en el caso de pacientes con Alzhéimer, científicos australianos aseguran que el uso de este aceite reduce el agregado de placas de beta-amiloide, una proteína indicadora de la enfermedad. Además, disminuye la fosforilación, otro indicador biológico de esta condición. Esto provoca la degeneración de las neuronas llevándolas a la muerte celular.

Mitiga la progresión de la esclerosis lateral amiotrófica

Este aceite ha demostrado tener efectos beneficiosos en las principales enfermedades neurodegenerativas que comprometen a las porciones de los ganglios basales y a los mitocondriales del cerebro.

Los síntomas se reducen porque el CBD libera cualidades neuroprotectoras, antioxidantes y antinflamatorias, y porque los receptores de los cannabinoides están asociados con el apetito, la sensación de dolor y el estado de ánimo.

Aminora la depresión y la ansiedad

Un estudio publicado en 2016 en la revista Current Neuropharmacology demostró que el CBD destaca por ser un ansiolítico eficiente que permite regular el humor y evitar las fases depresivas.

Su consumo produce una sensación de relajación y de bienestar psíquico en el paciente, el cual ayuda ante episodios de angustia y de ataques de pánico.

En tanto, otra investigación publicada en el Journal of Affective Disorders indicó que el cannabis redujo significativamente los índices de depresión, ansiedad y estrés. Los investigadores reunieron datos de la aplicación Strainprint para examinar los efectos de ciertas cepas en la depresión, la ansiedad y el estrés.

Los datos mostraron que los consumidores de cannabis percibían una reducción del 50 % en la depresión y del 58 % en la ansiedad y en el estrés después de consumir cannabis. Estos datos después se asociaron más con los cambios en las evaluaciones de la depresión.

Calma los síntomas psicóticos de la esquizofrenia

En el caso de los pacientes con esquizofrenia, el uso de cannabis ayuda a mantener controlados sus síntomas, cuando el resto de medicamentos para tratar los ataques no han resultado adecuados.

De acuerdo con el citado artículo, el consumo de cannabis ayuda a tratar las afecciones por percepción, cognición, funciones del ego, voluntad, afectividad, motivación e incluso función psicomotora.

Por su parte, el sistema endocannabinoide regula las emociones, sueño, sistema de recompensa y memoria aversiva, mientras que el CBD consigue un efecto positivo sobre los componentes metabólicos, antinflamatorios y relacionados con el estrés.

https://twitter.com/ElianaCabrera9/status/1143952093553684480

Combate el acné

Un análisis realizado en 2018 por el Skin Therapy Letter descubrió que el aceite de CBD tiene un fuerte efecto antinflamatorio e inmunosupresor, lo que lo hace beneficioso para varios tipos de afectaciones inflamatorias de la piel, como el acné.

Por su efecto sebostático aunado al antinflamatorio, ayuda a mantener la piel limpia, ya que reduce la formación de sebo en la piel y evita la aparición de nuevos brotes.

Con información de Dinafem, El Nuevo Heraldo, Fundación Canna, Redacción medica y Royalseeds.com