La legalización de la marihuana en Estados Unidos está debilitando al narco mexicano

- Por

Mucha de la marihuana que se fuma en Estados Unidos proviene del narco mexicano. Esto es una realidad y algo que tanto los gobiernos como la sociedad de ambos países lo saben. Si bien México declaró una “guerra contra el narcotráfico” en 2006. Han pasado más de diez años y las cifras para México son alarmantes y desoladoras: los grupos criminales aumentaron su capacidad en un 900%, ligado a la corrupción política y policiaca, generando miles de muertos en todo el territorio nacional.

Además, el envío de marihuana hacia Estados Unidos ha continuado sin parar.

Ya que México ha tratado el tema de una forma poco inteligente, Estados Unidos busca opciones para debilitar a los cárteles del narcotráfico mexicano mediante una vía menos violenta y más astuta. La solución, claramente, está en la legislación.

Estados como Washington, Colorado y Oregon fueron los primeros en permitir el consumo de marihuana medicinal en todo Estados Unidos. Si bien la medida sonaba polémica y atrevida, el movimiento ha generado que la planta sea aceptada en 29 de sus 50 estados.

La gran apertura de Estados Unidos hacia la planta está atacando a un mercado específico de manera colosal: el propio narco mexicano. Las medidas de prevención y seguridad por parte del gobierno estadounidense le están quitando ganancias sustanciosas a los delincuentes mexicanos.

Sólo hace unos años, la marihuana comprendía entre un 20 y un 30% de los ingresos de los cárteles por la exportación de droga hacia Estados Unidos, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad. Ahora, con las legislaciones a favor del consumo de cannabis medicinal y recreativo, el kilo de marihuana mexicana ha pasado de costar 100 dólares a solamente 30, en algunos casos.

Una investigación profunda del LA Times logró sumergirse en los sembradíos de marihuana en Sinaloa, controlados por el temido cártel que lideró El Chapo Guzmán. Desde ahí, un agricultor que lleva más de 50 años presume sus cosechas y anuncia su retiro. ¿La causa? El declive de las ganancias.

Venta de marihuana para uso recreativo en Washington D. C.

Y es que los datos de ambas naciones confirman el duro golpe a las ventas del narcotráfico en Estados Unidos, el país que en su momento generó las mayores ganancias a los cárteles. “Los cambios al norte de la frontera están haciendo que la marihuana sea mucho menos rentable para organizaciones como el Cártel de Sinaloa”, señala Antonio Mazzitelli, representante en México de la Oficina de las Naciones Unidas.

Y es que dos tercios de la marihuana que llegaba a Estados Unidos provenía de sus vecinos del sur, por lo que la situación fue un tema prioritario para los gobiernos de Clinton, Bush y Obama. Es con este último que se alcanzó una mayor apertura legislativa para permitir el consumo medicinal de la planta en puntos clave de la unión americana.

“El gran argumento para la legalización es reducir el poder de los cárteles de droga alrededor del mundo”, sentencia Germán López, reportero especialista en el tema. Si bien hay otros motivos importantes como los tratamientos a pacientes con enfermedades graves o la descriminalización de la planta en términos de aplicación de justicia, es el combate al narcotráfico el corazón de cada proyecto de legalización de la cannabis en Estados Unidos.

Los mexicanos reaccionan tarde, pero reaccionan

México está aprendiendo la lección. En lugar de solucionar el conflicto a balazos entre el ejército y los narcotraficantes, la idea de afrontar el problema desde lo legal ha llegado tarde… pero ha llegado. Durante la administración de Enrique Peña, México aprobó la legalización de la marihuana medicinal en el país. Lo que, además de apoyar a miles de pacientes que requieran de un tratamiento alternativo, podría generar a futuro grandes golpes a la economía de las decenas de cárteles que operan en todo el territorio mexicano.

A pesar de que las instituciones mexicanas impulsan y verifican el cultivo legal en México, miles de agricultores deciden continuar trabajando para asociaciones delictivas que se especializan en el cultivo de marihuana y amapola, sobre todo en estados como Sinaloa, Guerrero y Michoacán. Y es que esta es la única actividad que realmente les deja las ganancias suficientes para llevar una vida digna. Al parecer, la reciente legalización podría realmente cambiar las cosas desde este terreno.

130 toneladas de marihuana decomisadas al Cártel de Sinaloa en Tijuana

“Además de todo esto, México está considerando cambios en las leyes que descriminalizarían aún más a la planta. Eso podría reducir las ganancias de los cárteles agregando pequeños productores legales al mapa”, señaló la BBC. Lo que nos habla de la marihuana como un tema central y de interés prioritario en las próximas elecciones presidenciales mexicanas en 2018.

Y esto beneficiaría a ambas naciones. En Estados Unidos hay datos fuertes que señalan un  posible derrumbe de las ganancias del narco mexicano en la unión americana que alcanzaría hasta el 70%. Un golpe realmente duro a estas empresas ilegales han reportado ganancias de millones de dólares durante décadas, lo que les permitió su expansión y consolidación en México. Aumentando el terror y la violencia en ambas naciones y la frontera que las une.

Sin embargo, el poder de los cárteles mexicanos continúa y será difícil de eliminar por completo. El envío de drogas derivadas del opio de México a Estados Unidos sigue siendo un tema alarmante que deja muchísimas más ganancias al narco mexicano. Esto, aunado a una crisis de adictos en ambas naciones es el siguiente paso a vencer. Si bien la marihuana ha ayudado a la consolidación del narco mexicano, los esfuerzos federales por comprender a la planta y sus beneficios están logrando que poco a poco se le deslinde de los criminales y se le coloque al lado de fármacos que realmente mejorar la calidad de vida de las personas.