Consumo de cannabis en adultos mayores aumenta en Estados Unidos | Nación Cannabis

Consumo de cannabis en adultos mayores aumenta en Estados Unidos

- Por

Investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York realizaron un estudio comparativo entre los años 2015 y 2018 sobre el consumo de cannabis en adultos mayores. Los resultados revelaron que la ingesta va en alza en Estados Unidos.

El análisis considera que este impacto es consecuencia del proceso de legalización del cannabis medicinal y recreativo en diversas localidades del vecino país. Dicha permisión va de la mano con el interés de esta población para tratar con cannabis una variedad de afecciones y síntomas de salud a largo plazo.

Va en alza

La investigación recién publicada en la revista JAMA Internal Medicine dio a luz datos como que la proporción de adultos mayores de 65 años que informaron haber consumido cannabis aumentó de 2.4 % en 2015 a 4.2 % en 2018.

De acuerdo con el análisis, los mayores consumidores son los hombres, cuyo porcentaje de consumo aumentó del 3.6 % al 4.2 % durante 2018. El consumo femenino creció de 1.5 % a 2.9 %.

Otro dato que llama la atención son los segmentos de la población mayores de 65 años que se declaran consumidores de cannabis, pues a mayor educación, existe más consumo. La ingesta de cannabis subió de 2.4 % a 5.5 % en aquellos que ganan 75 000 dólares al año o más.

«Hay que considerar que no hace ni 10 años, el 0.4 % de los adultos mayores de 65 años dijeron que habían usado marihuana en el último año, y ahora (el porcentaje) es 10 veces mayor al 4 %», señaló a la agencia Reuters, Benjamín Han, coautor de la investigación.

Encuestan a adultos mayores

La investigación se realizó a nivel nacional con datos de personas que respondieron a la Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas y Salud, de cuya muestra se obtuvieron datos de 15 000 adultos mayores.

«Sentía curiosidad por saber si las personas más enfermas, por ejemplo, con múltiples afecciones crónicas, estaban probando el cannabis, o si eran aquellos más saludables, tal vez con una sola condición de salud. Y parece que son personas más saludables las que prueban mayormente el cannabis», agregó Han.

Desde la perspectiva de Han, no todo es miel sobre hojuelas, pues la principal preocupación son los efectos psicoactivos que puede generar el consumo de cannabis. «Me preocupan cosas como mareos y caídas, y cómo pueden interactuar con ciertas afecciones médicas», insistió el investigador.

Cannabis riesgoso

Según el propio Han, consumir cannabis podría resultar riesgoso para algunas personas con más de 65 años, por ejemplo, los pacientes que tuvieron ataques cardíacos. Al final, no hay evidencia empírica rigurosa sobre beneficios o daños.

En este sentido, Tracy Mahvan, profesora asociada de práctica de farmacia en la universidad de Wyoming, quien no participó en el estudio, en entrevista para CNN destacó una posible interacción dañina entre el cannabis y la Wafarina, sustancia anticoagulante

«La marihuana puede aumentar las concentraciones séricas de Warfarina e incrementar el riesgo de hemorragias. Además, el uso de cannabis podría afectar la capacidad de una persona mayor para abrir y para administrar sus medicamentos», aseguró Mahvan.

Po su parte, Han aludió que lo realmente importante es hacer que los médicos estén más conscientes sobre esta alza del consumo en personas mayores, ya que poco a poco se está desestigmatizando su prescripción y es importante que estén preparados para responder a las preguntas de sus pacientes.

Patrones de consumo

Al respecto, Rosalie Liccardo Pacula, experta en política y leyes de salud de la Universidad del Sur de California, quien no participó en el estudio, declaró en entrevista para el portal StatNews que es importante encontrar el mecanismo que incrementó el consumo. Es decir, si los adultos mayores que consumen cannabis lo han hecho por largo tiempo o si apenas se interesaron por el producto.

Sin embargo, pese a la diversidad de opiniones entre la comunidad científica respecto al uso del cannabis en adultos mayores de 65 años, es importante precisar que, hasta el momento, no existe suficiente evidencia científica sobre los beneficios o sobre los riesgos.

Con información de StatNews, CNN y Ambito.com

Foto: Pasja 1000 / Pixabay