Estas leyendo: ¿Cuánto puede costar un tratamiento de cannabis medicinal en México?

¿Cuánto puede costar un tratamiento de cannabis medicinal en México?

 

La ley que permite a los mexicanos consumir cannabis con fines médicos es también la ley que declara que México no puede cultivar, cosechar y distribuir su propia marihuana. Esto, si bien es un avance legislativo para acercar a la planta a miles de pacientes en el país, es también una traba para que se compren fármacos solamente a naciones como Estados Unidos o Canadá a precios extremadamente elevados para el bolsillo de un mexicano.

Si, México depende completamente de Estados Unidos en muchísimas cosas y ahora también lo hará en cuestión de temas cannábicos. Si bien es largo el proceso para conseguir una licencia médica que permita al paciente acceder a un tratamiento de cannabis legal en México, al momento de obtener el permiso los costos ponen en duda si realmente se puede llevar a cabo.

Un tratamiento de cannabis medicinal en México puede llegar a costar entre 6 mil y 11 mil pesos. Estos son los precios del cannabidiol, uno de los compuestos de la cannabis sativa más utilizados para tratar enfermedades como la ansiedad, los trastornos bipolares, epilepsia, esclerosis múltiple, dolores derivados del cáncer, Parkinson e incluso esquizofrenia.

La presentación de este fármaco generalmente viene embotellada y es la capacidad del envase lo que realmente determina el precio del producto. Hasta el momento, México solamente compra cannabidiol a la empresa estadounidense HempMeds, que es la única autorizada para importar a este país fármacos fabricados con aceite de cannabidiol.

Fueron dos las enfermedades que se atendieron en los primeros pacientes en el Estado de México que recibieron su primer tratamiento gratuito: epilepsia y cáncer. La cuestión es que aún quedan miles de peticiones que el gobierno no ha cubierto de manera gratuita, lo que obligará a que estos pacientes mexicanos desembolsen cerca de 12 mil pesos por persona para acceder a un tratamiento efectivo.

Otra forma de aliviar sus dolencias es a través del consumo de THC que, lamentablemente, aún es considerado ilegal por el gobierno mexicano. Esto orilla a miles de enfermos a comprar cannabis en el mercado ilegal a un costo mucho más económico que el que ofrece el estado. El gramo de THC ilegal en México puede llegar a costar entre 500 o 1,500 pesos, dependiendo de la zona en donde se adquiera.

Por lo tanto, una persona de bajos recursos en México no podrían costear un tratamiento de cannabis medicinal por el momento. Esto fomenta la idea de que el autocultivo en México es algo que realmente ayudaría a los pacientes a tratar sus dolencias. La solución está a un permiso federal de distancia, ya que ni siquiera los tratamientos alópatas son costeables para una persona promedio.

Es decir, un mexicano que gana el salario mínimo tendría que trabajar cerca de tres meses, aproximadamente, para poder costear un tratamiento de cannabis medicinal. Algo que no puede permitirse, sin duda.

Discusión