La historia de Ba, el niño secuestrado y esclavizado en una granja de marihuana

- Por

Ba es un joven de 18 años que, tras ser víctima de trata de personas y posteriormente esclavizado, fue cruelmente torturado y forzado a trabajar en una granja de marihuana en Reino Unido.

Hoy en día, el adolescente originario de Vietnam vive con sus padres adoptivos, quienes le brindaron un hogar después de ser encontrado vagando, confundido y asustado, en calles cercanas a una estación de tren en el norte de Inglaterra.

El secuestro de Ba

Como otras miles de personas en el mundo, Ba no solo fue víctima del crimen, sino también de la extrema pobreza y de la falta de oportunidades.

Cuando radicaba en Vietnam, era un niño en situación de calle que dormía en una alcantarilla y vendía boletos de lotería para sobrevivir, hasta que una pandilla de origen chino lo secuestró en calles de la ciudad de Ho Chi Minh.

El recuerdo permanece en la mente de Ba. Un sujeto lo metió en una furgoneta, atado y con los ojos vendados. Para cuando le permitieron quitarse la venda, Ba se encontraba en un gran almacén vacío y sin ventanas en China, confundido y aterrado.

«Un hombre mayor me dijo que si me iba con él, podría ayudarme a ganar mucho dinero. Pero le dije que no y me puso una bolsa en la cabeza. No podía creer lo que estaba pasando», recordó el joven.

El segundo paso: tortura

Ba asegura que un guardia lo golpeaba regularmente sin razón durante su estancia en aquel almacén.

En una ocasión, Ba fue atrapado tratando de escapar, así que el guardia le arrojó agua hirviendo. Pese a sus lamentos y suplicas, el guardia solo paró hasta que el chico perdió la consciencia.

Aún era menor de edad cuando fue llevado a Reino Unido en camiones. Según su testimonio, la carga humana era escondida por los criminales entre las cajas, hacia la granja de marihuana.

Posteriormente, fue encerrado en una casa abandonada, en la que se vio obligado a trabajar como «jardinero» para una granja ilegal de marihuana en Reino Unido, en donde era su responsabilidad encender y apagar las luces de las plantas a ciertas horas, además de regarlas cada cierto tiempo.

Cuando una planta moría, dejaban a Ba con hambre y un jefe chino lo pateaba, apuntando a las quemaduras en su pecho. Nunca recibió ningún pago por sus labores.

granja de marihuana
Foto de: Pixabay

La huida

Finalmente, Ba encontró el momento y la manera de huir, rompiendo la ventana del techo y saltando. Sin saber a qué dirección dirigirse, corrió todo el tiempo que pudo siguiendo una línea de tren hasta llegar a una estación en la que encontró a la policía británica.

Ahora, el joven ha logrado adaptarse al estilo de vida de Reino Unido, incluso ha ganado un premio universitario por alto rendimiento y ha podido celebrar su primera Navidad. Además, asegura sentirse cómodo con la tranquilidad de la aldea en la que vive.

Incertidumbre

Aún no está claro si a Ba se le permitirá quedarse en Reino Unido, incluso el funcionario ha tratado de persuadirlo prometiéndole que si regresaba a Vietnam las autoridades lo ayudarían, pero Ba considera muy improbable que esto suceda. Asegura que si regresa será secuestrado y traficado nuevamente.

La organización Salvation Army, la cual apoya a víctimas de esclavitud en Reino Unido, asegura que la cantidad de personas de origen vietnamita se ha duplicado en ese país e incluso triplicado en estos últimos cinco años.

Según la UNICEF en el 2017, la ciudad de Ho Chi Minh ha sido el centro de destino de la trata infantil.

Mimi Vu, experta vietnamita en tráfico de personas, asegura que las víctimas devueltas corren un grave riesgo de ser traficadas de nuevo.

Principalmente, su opinión está basada en el informe sobre los cuerpos de 39 migrantes de regiones muy pobres de Vietnam, que habían obtenido préstamos de hasta 39 000 dólares para llegar a Reino Unido y que incluso habían puesto sus casas como garantía.

Este informe asegura que los sobrevivientes habrían sido obligados a trabajar ilegalmente en granjas de marihuana, salones de manicura y restaurantes y, en el caso de mujeres, explotación sexual.

Información de BBC


Etiquetas: