Netflix le apuesta a la marihuana con Disjointed, su nueva comedia

- Por

Una famosa activista de la legalización de la marihuana ve sus sueños hechos realidad después de años de protesta. California permite que la gente fume marihuana sin pisar la cárcel, así que decide abrir su propia tienda y acercar las bondades de la planta a todos los curiosos. En medio de este plan perfecto, la comedia surge.

Esta es la idea con la que Disjointed, la primera serie sobre cannabis de Netflix, debuta en el mercado de la televisión por streaming. Creada por el genio detrás de comedias como The Big Bang Theory y Two and a Half Men, esta nueva serie narra la vida dentro de un dispensario de cannabis recreativa en California, el corazón verde de Estados Unidos.

Se trata entonces de la primera gran cadena de la revolución televisiva que ve en la marihuana a un mercado emergente que debía ser considerado. Y es que la serie está totalmente creada para consumidores de marihuana, -con escenas de animación llenas de color y movimiento psicodélico-, pero también para personas que quieran conocer más sobre esta comunidad.

Con un humor sencillo, lleno de frases ocurrentes y situaciones exageradas, Disjointed busca hacer reír a la mayor cantidad de televidentes. Pero la serie, lejos de lo cómico, realmente ahonda en la cultura cannábica de California, tocando temas serios como la legalización, los beneficios del THC, las enfermedades que muestran mejoría con la planta y los prejuicios… sobre todo los prejuicios.

En Ruth´s Alternative Caring, el nombre del dispensario de marihuana, las cosas cada día son muy distintas. Entre clientes que entran con vergüenza hasta dueños de negocios vecinos que buscan cerrar la tienda porque les trae “mala imagen”, esta comedia afronta de manera divertida la adaptación de California a la industria cannábica. Menciona el proceso de adaptación de la sociedad hacia una planta que toda su vida estuvo estigmatizada.

Y es totalmente cierto, el estado de California permite hace menos de un año el consumo recreativo de la planta. Esto ha generado que miles de entusiastas disfruten y abran negocios en esta zona, pero también ha generado reacciones fuertes por parte de los sectores conservadores. Disjointed es una comedia que se sitúa justo entre ambas partes.

Conscientes del momento oportuno para hablar del asunto, Netflix ha introducido temas como el interés de los jóvenes por crear empresas dentro de esta industria. La dueña del dispensario habla precisamente de eso, al señalar que industria es una palabra que los movimientos de legalización no estaban buscando, pero que sin embargo existe, y muchos son parte de ella.

Un guardia de seguridad con estrés postraumático, una joven asiática que no se atreve a decirle a sus padres que vende cannabis, una pareja de millennials emprendedores y un australiano que habla con sus plantas, son los personajes secundarios que fungen como empleados de la tienda. Todos con un gusto especial por fumar en la terraza y conocer a fondo cada cepa que venden.

La serie también debate sobre los malos consumidores que fuman todo el día y llegan a manchar la imagen de la cannabis, haciéndola pasar por una planta que mantiene a la gente postrada en un sillón, riéndose en silencio al ver pasar una mosca. La dueña del dispensario busca alejar esa imagen de su tienda al señalarles a los clientes las bondades de la planta en el aspecto medicinal.

Para conocer a fondo el tema, los productores se acercaron a la doctora Dina Browner, mejor conocida por la comunidad cannábica como Dr. Dina. Conocida como “la reina de la marihuana medicinal en Los Ángeles”, esta mujer que ha asesorado legalmente al músico Snoop Dogg y a cientos de dispensarios en toda California. Además de ser la referencia principal de la serie Weeds, la primera que tocó este tema. Y es ahora la encargada de llevar por buen camino a Disjointed, una serie que ya tiene nombre y guión para una segunda temporada.

Con la entrada de Netflix al mundo de la cannabis, sin duda se abrirán más puertas para que la planta conquiste espacios en los medios de comunicación y entretenimiento. Una batalla que le costó bastante, gracias a décadas de censura.