Es oficial: se autoriza la siembra y cosecha de marihuana con fines médicos en México

- Por

Algo que muchos estaban entusiasmados por escuchar ha sido confirmado. El gobierno mexicano le ha dicho que SI a la cannabis medicinal. Recién publicado por la secretaría de Economía en conjunto con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el reglamento oficial para el uso de la cannabis medicinal en México le abre las puertas a las bondades de la planta.

Este país, que estaba sumido en el prejuicio hacia la marihuana durante décadas, por fin ha permitido la “siembra, el cultivo, cosecha, preparación, acondicionamiento, adquisición, posesión, comercio, transporte en cualquier forma, suministro, empleo, uso y consumo” de la cannabis en todo el territorio nacional. Siempre y cuando, enfatizan, sea con fines médicos y de investigación.

Lo que ha pasado es un gran paso para décadas de impulso a la planta y sus beneficios en pacientes. Por ahora, se permite, previo registro, acceder a un tratamiento de cannabis medicinal por primera vez en México de forma totalmente legal. Para lograrlo, las personas deberán contar con todo su papeleo en regla y deberán ser valorados por médicos profesionales y con cédula vigente, quienes ahora tendrán el poder de recetar cannabis medicinal como lo hacen comúnmente con cualquier otro tratamiento legal.

La noticia llega en noviembre, justo un mes antes de que la Cofepris tuviera como fecha límite el lanzamiento de este interesante reglamento. Lo que se puede asegurar es que después de meses de deliberación y duda, la autoridad mexicana le ha abierto una gran puerta a la marihuana en el país.

El reglamento enfatiza que se tendrá que pasar por varios filtros de verificación y validación para que cualquier empresa privada, pública o social pueda acceder a la investigación y venta de cannabis medicinal o productos derivados de esta.

Además, se permite también el uso de derivados de la cannabis para fines no medicinales, siempre y cuando se respete el límite de THC. El anuncio es contundente: “los productos o sustancias distintos a medicamentos que contengan derivados de la cannabis en concentraciones de hasta el 1% de THC, que tengan amplios usos industriales, podrán comercializarse, exportarse e importarse”.

Por lo que las carreteras mexicanas verán por primera vez en la historia cómo la cannabis legal y sus derivados se mueve tranquilamente en el territorio nacional. Esto, sin duda, generará un cambio en el consumo de la planta y aminorará, a largo plazo, las ganancias del mercado ilegal relacionadas con la hierba.

La Cofepris también permitirá la entrada al país de semillas y plantas, algo que hasta el momento era considerado completamente ilegal, a pesar de que en México ya se estaban empezando a consumir los primeros tratamientos cannábicos. Para lograrlo, se hará una evaluación profunda para contabilizar cada semilla que ingrese y cómo es que será usada a su llegada a nuestro territorio. Por lo que se vigilará “el método de destrucción de los residuos o excedentes de las semillas, plantas o partes de la planta que no se utilizarán en protocolos de investigación”.

Para lograr esta administración de empresas a las que se les permita trabajar con cannabis para uso médico, se creará, menciona el reglamento oficial un Inventario Nacional de Investigación en Materia de Cannabis. También se permitirá el uso industrial de productos derivados de la cannabis que, de nueva cuenta, no rebasen el 1% de THC.

Estos productos o sustancias “podrán comercializarse, exportarse e importarse cumpliendo los requisitos que establece el reglamento. Esto hará que en México se puedan adquirir “productos cosméticos, de aseo y hasta repelentes de insectos”, siempre que no exceda el 1% de THC.

Un elemento del ejército mexicano destruye un sembradío de marihuana ilegal en 2009

A esta permisividad se añaden productos con algunos componentes derivados de la cannabis como “alimentos, suplementos alimenticios, bebidas no alcohólicas y bebidas alcohólicas”. Un ejemplo claro es el paso previsor que dio la comercializadora de cerveza Corona en Estados Unidos que pretende fabricar bebidas a base de cannabis a partir del próximo año. Así que la cerveza con THC en México será toda una realidad, siempre y cuando sea importada

Otro apartado clave es la publicidad. En México aún no se podrá publicitar libremente ningún producto derivado de la cannabis, aunque se trate de medicamentos, por lo que quedan exclusivamente reservados para el mundo médico que habrá de recetarlos y conocerlos a fondo gracias a una publicidad muy específica.

Así que se vienen grandes cambios para la permisividad y capacidad de la marihuana medicinal en México. Solamente basta esperar a que este reglamento entre en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Además, la secretaría de Salud tendrá un plazo de 180 días para emitir las disposiciones y formatos necesarios para que quede completamente avalado este reglamento.