Regulación de cannabis medicinal y recreativo se discute en Malta

- Por

En 2015 el gobierno de Malta aprobó el Drug Dependence Act, que regulaba de forma parcial el consumo de cannabis con fines medicinales. De acuerdo a esta ley primera, sólo médicos especialistas son capaces de recetare o prescribir medicamentos a base de cáñamo, sin embargo, el camino para acceder al producto es largo y lleno de trabas burocráticas.

Recientemente, el Ministro de Salud maltés, Chris Fearne, reveló para los medios que está impulsando una revisión a esta ley, con el fin de eliminar la burocracia que la envuelve; y en particular, una de sus grandes trabas: que no cualquier médico puede recetar. Si la propuesta de Fearne es aprobada, cualquier médico con licencia será capaz de prescribir los medicamentos, y el acceso a los mismos se volverá más horizontal.

Así lo dijo el propio Fearne en conferencia de prensa: “la ley actual ha atravesado largos periodos de revisión, y lo que persiste son las quejas de los propios profesionales de la salud, de que solo especialistas pueden recetar el medicamento; esto una parte muy estrecha de la comunidad médica”.

“En estos dos años, hemos encontrado que, pese a las quejas de pacientes y médicos por igual, la ley del 2015 envuelve demasiada burocracia, y no permite un acceso eficiente de los pacientes a sus medicinas. Una vez que la nueva enmienda sea aprobada, no habrá necesidad de acudir a un especialista, ya que un médico general podrá recetar el medicamento”.

Aclaró de forma reiterada que los productos que prescribirán los médicos malteses serán estrictamente aquellos fabricados con fines médicos: extractos, píldoras; que la flor, que es la conoce el grueso de la población, permanecerá ilegal en Malta; pero quizá no por mucho tiempo: de aprobarse la nueva enmienda y comprobar su funcionamiento en la población, una discusión por la regulación del cannabis recreativo podría iniciar.

En este marco, el Ministro de Economía, Chris Cardona, elaborará propuestas para crear un marco financiero que permita la producción de los medicamentos, y su comercio con otros países; en este sentido, se emitirán licencias de importación y exportación, y sólo aquellos que las posean podrán comercial el producto más allá de las fronteras maltesas.

El primer borrador de esta enmienda a la ley del 2015, se presentó al Parlamento el día de ayer, y está siendo revisado. Su aprobación podría darse en algunas semanas.

Para el Partido Demócrata, esta regulación llega en un momento clave: por un lado se tiene una amplia evidencia de los beneficios de la planta en una larga serie de padecimientos, y por el otro existe una creciente industria, comandada en buena medida por Estados Unidos. De ahí que afirmen que: “la nueva enmienda tiene algunos años de atraso”.

Y es que el Partit Demokratiku, había impulsado una regulación similar desde 2014. En palabras de Godfrey Farrugia, miembro del Parlamento por este partido: “es profundamente decepcionante que, a pesar de la ley de 2015, no tengamos avances significativos en la materia”.

Hoy, con el anuncio del Ministro de Salud, el panorama del cannabis medicinal en Malta comienza a aclararse; Farrugia ha dicho además que se impulsarán programas de educación continua para los profesionales de la salud, incluidos los dependientes de farmacias, en orden de que conozcan a fondo los beneficios y aplicaciones de la planta.

Las vías de administración aceptadas por la ley podrían incluir la vaporización, la ingesta oral de concentrados y el consumo de tinturas.