Consumo de THC y CBD en el embarazo: ¿beneficioso o riesgoso?

- Por

Durante los últimos años, diversas investigaciones científicas se enfocaron en analizar la relación entre el uso del THC y CBD durante y después del embarazo, con el objetivo de determinar si el consumo produce un beneficio o un riesgo.

En tanto, organismos como la Administración de Drogas y Alimentos en Estados Unidos (FDA) han alertado a las mujeres embarazadas sobre los riesgos de consumir cannabis o sus productos derivados durante la gestación.

Cannabis durante embarazo
Foto: Unsplash

THC, CBD y embarazo

Por otro lado, diversos colectivos alrededor del mundo han respondido a las acusaciones, mediante una serie de testimonios de madres consumidoras, quienes aluden que el consumo de CBD disminuyó sus molestias durante el primer trimestre de la gestación.

Un artículo publicado en el portal especializado Leafly recopiló una serie significativa de estudios sobre el consumo de cannabis y sus productos derivados durante y después del embarazo.

Una reciente investigación publicada en el Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine encontró que, desde la legalización, el consumo de cannabis en embarazadas se ha incrementado casi al doble. Sin embargo, respecto al análisis del consumo sobre el feto, los estudios aún son inconsistentes.

El análisis considera que el beneficio de consumir cannabis en el embarazo está asociado con los receptores de cannabinoides tipo I (CB1), los cuales se activan con el consumo de THC para producir bienestar. Dicho cannabinoide no se encuentra en grandes cantidades en el feto hasta las 19 semanas de gestación.


Foto: Anastasiia Chepinska / Unsplash

Consumir THC durante el embarazo

La investigación apunta a que el THC cruza fácilmente la placenta y se puede detectar en la sangre fetal dentro de los 15 minutos posteriores al consumo de la madre. Aunque esto no significa que el feto pueda sentir el efecto psicoactivo, sino hasta los siete meses de gestación, cuando ya ha desarrollado su cerebro.

Sin embargo, las investigaciones apuntan a que, pese a los beneficios enumerados, los riesgos son mayores. Tal es el caso de otra investigación que analizó a 25 000 madres, de las cuales 500 bebés nacieron prematuramente y tuvieron un peso bajo.

El estudio encontró que, en el caso de las madres que habían consumido cannabis desde antes de embarazarse y que se abstuvieron de consumir durante su gestación, los bebés no tuvieron ninguna complicación. Este hallazgo sugiere que el cannabis afecta directamente el desarrollo fetal.

¿Cómo afrontar el beneficio?

Por otra parte, es preciso indicar que también existen investigaciones que apuntan a que es posible proteger a las consumidoras embarazadas mediante un nutriente esencial, que puede incluirse en la dieta diaria.

Se trata de la colina, nutriente que se encuentra en alimentos como los huevos, carne roja, pollo, leche, ajo, berenjenas, lechuga, zanahorias, plátano, toronjas, fresas, naranjas, coliflor, tofu y jalea real.

Al respecto, un equipo de científicos de la escuela de Ginecología y Obstetricia en Denver, Colorado, rastreó los niveles de colina en más de 130 embarazadas desde 2013 y evaluó a sus recién nacidos.

Los resultados revelaron que el consumo de cannabis durante el primer trimestre se asoció con anormalidades en los comportamiento de los niños. En contraparte, los hijos de madres consumidoras de cannabis con altos niveles de colina tuvieron un mejor desarrollo motriz y emocional.

Foto: Megan I / Unsplash

¿Cómo mitigar el riesgo?

Por ello, la doctora Camille Hoffman, quien lidera la investigación, recomendó a las embarazadas que consumen cannabis ingerir 900 miligramos de colina diariamente para mitigar los efectos dañinos de la exposición gestacional al THC.

Asimismo, es importante mencionar que los científicos aún tienen poca comprensión de las consecuencias que trae el consumo de THC o CBD para el cerebro y para el cuerpo del feto. Este hecho deja una incertidumbre sobre si el consumo de THC o CBD durante y después del embarazo conlleva un beneficio o un riesgo.

Lee el artículo completo en Leafly

Foto: Collage / Unsplash