CBD es seguro, no adictivo y no psicoactivo: OMS

- Por

De acuerdo a una nueva declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el cannabidiol, o CBD, no debería ser considerado como una droga; dado que, según minuciosos estudios realizados sobre ratas y humanos con la sustancia, comparada con otras, el CBD no genera adicción, no es psicoactiva, y por lo tanto es una sustancia segura.

Además, concluyó que tiene propiedades medicinales comprobables a nivel científico, y que ayuda a las condiciones ya conocidas por cientos de pacientes, estudiosos y entusiastas: diabetes, epilepsia refractaria y cáncer.

El Comité de Expertos en Farmacodependencia de la OMS, declaró, además, que en mayo de 2018 publicará una nueva serie de estudios con mayores y más profundos conocimientos. Ante este mismo Comité, en Ginebra, Suiza, fue invitado para hablar Raúl Elizalde, el director general de HempMeds México, nombrado como tal a mediados del año pasado, y conocido por el fundador de Fundación Por Grace, y padre de la primera paciente mexicana en tratarse con los aceites de este derivado cannábico.

Fuente: archivo EFE, Mario Guzmán

Ahí, Elizalde hizo un llamado atento a las autoridades sanitarias mundiales para que revisaran a fondo el estatus de la planta y la sustancia, que ante la Organización de las Nacioanes Unidas, y nuestro país vecino, Estados Unidos, permanece como droga de peligrosidad número uno, junto con la heroína, por ejemplo.

El estudio publicado por la OMS, da cuenta de que las pruebas de estimulación intracraneal en ratas y los estudios en humanos, dan cuenta de que el CBD no genera adicción, no hay evidencia alguna de ello; y que, acaso, interactúa con los receptores asociados con los procesos de satisfacción y recompensa, pero que, a diferencia de las drogas de gran abuso, no estimula la liberación de dopamina, que interfiere con el Tegmento Ventral del cerebro (VTA por sus siglas en inglés) que es el asociado con la dependencia.

Por otro lado, entre los estudios relevantes que se llevaron a cabo en humanos, se encuentra uno que se levantó con 16 sujetos muestra, a quienes se les suministró una dosis de tetrahidrocannabinol (THC), otros una de CBD, y a otros un placebo: aquellos que tomaron THC, reportaron ansiedad, sudoración, y alucinaciones de cierto grado; en cambio, aquellos que recibieron CBD y placebos, no reportaron psicoactividad de ningún tipo.

La conslusión del comité es el que CBD no tiene casi interferencia con el CB1, uno de los pilares del sistema endocannabinoide, y por lo tanto no tiene la capacidad de generar ninguna actividad psicoactiva, por ello, no presenta síntomas adversos a su consumo, ni riesgos de abuso.

Esta conslusión de la OMs da pie a que, a nivel mundial, paulatinamente se reconsidere el papel de cannabis como “droga”, y en particular, los efectos positivos de uno de sus componentes aislados, el CDB.