El creciente consumo y uso de cannabis medicinal

- Por

La «medicina verde» se está extendiendo a nivel mundial, especialmente en aquellos casos en los que la farmacología tradicional no ofrece una solución eficaz..

Pero en el caso de los E.E.U.U. , no todos los estados la han legalizado para fines medicinales, y uno cuantos países europeos están estudiando la posibilidad de realizar este cambio.

Esto ha llevado a que el creciente consumo y uso de cannabis medicinal sea en la calle o en el mercado negro para adquirir el fármaco que requieren, lo cual lleva a un importante encarecimiento y a veces, discontinuidad en su adquisición.

Sus usos terapéuticos

El creciente consumo y uso de cannabis medicinal

Las indicaciones principales del cannabis son para la espasticidad, el accidente cerebrovascular (ACV), lesión cerebral y esclerosis múltiple. Hay buena evidencia para apoyar su uso en la atenuación del dolor de cualquier tipo.

También es ampliamente recomendado en casos de ansiedad, náuseas y vómitos, sobre todo, también para paliar los efectos de la quimioterapia. También existe evidencia de que podría ser útil para la estimulación del apetito, así como en el tratamiento de síntomas de la epilepsia y la fibromialgia.

El aceite del Cannabis sativa contiene el compuesto CDB (pero no el THC, el ingrediente psicoactivo de la droga), y también es legal en el Reino Unido, reclasificado como un medicamento por la Agencia Reguladora de Productos de Salud y del Medicamento a finales del año pasado.

Lo que sucede en el Reino Unido

En algunos países es legal prescribir Sativex, un fármaco que viene como spray para aplicación oral, para los enfermos que padecen esclerosis múltiple (EM), pero el Instituto Nacional de Salud y Excelencia del Cuidado (Nice) aseguran que no es rentable, lo que hace que sea muy difícil poder conseguir en el National Health of England (NHS), tanto en Irlanda del Norte, Escocia e Inglaterra, si bien en Gales lo financia.

Esto implica en muchos casos que se tenga que pagar varias de libras esterlinas para conseguir el tan anhelado medicamento y arriesgarse a la ilegalidad evidente.

Algunos casos significativos de alivio en pacientes

A Nicky Haynes le ha significado sobrellevar su invalidante y progresiva esclerosis múltiple que la aqueja hace algún tiempo.

Nicky fue diagnosticada de EM en el año 1994. Su estado empeoró gradualmente hasta llegar a impedirle conciliar el sueño, y el sólo hecho de beber un vaso de agua le producía espasmos tremendamente dolorosos.

Ella ha estado tomando Sativex, y  ya lleva 5 años consumiéndolo, y le ha significado una disminución casi total del dolor y le valió la gran satisfacción de poder volver a caminar nuevamente.

Su complicación real ha sido poder conseguir el medicamento, con todas las limitaciones legales y presupuestarias que derivan de políticas de gobierno en cuanto a salud y ciertos prejuicios o desconocimiento de quienes legislan al respecto.

Lo que opinan los médicos

Sobre el creciente consumo y uso de cannabis medicinal, Michael Barnes, neurólogo y profesor en la Universidad de New Castle, estima que la mitad de sus pacientes se ve obligado a consumir medicamentos adquiridos en la calle.

Como cualquier fármaco, puede tener efectos secundarios. “Hemos encontrado que la evidencia, aunque es bastante conflictiva, es que puede causar un episodio psicótico en los que tienen antecedentes familiares de esquizofrenia”, dice Barnes.

Si bien puede presentar algunos efectos secundarios como somnolencia y vértigo, los beneficios superan por mucho a los aspectos negativos de su ingesta. “Nuestros pensamientos eran que necesitamos más pruebas, pero deberían ser más fácilmente disponibles para las personas, ya que es un fármaco muy seguro.”

Debido a las prohibiciones de índole legal, siempre se ha dificultado la realización de ensayos clínicos con cannabis a causa de  las leyes anti drogas. Sin embargo, en el mes de marzo, la Universidad de Oxford realizó el anuncio de la puesta en marcha de gran programa sobre una nueva línea de investigación sobre cómo los componentes del cannabis podrían ser útiles en el tratamiento de enfermedades crónicas como el Alzheimer, el Parkinson y la epilepsia, entre otros.

David Casarett, un médico en cuidados paliativos en los E.E.U.U., comenzó a investigar de cannabis después de que un paciente  le preguntó si le ayudaría con su dolor oncológico.

Cuando empezó a investigar y a conocer  los aspectos positivos, experimentó una gran sorpresa, manifiesta. Sin embargo, agrega:” Es bastante bueno para el dolor que es debido a daños en los nervios, espasmos musculares, náuseas y, potencialmente, el insomnio. No es un medicamento milagroso. No cura el cáncer [como algunos afirman]. No, hasta donde sabemos, funciona para otras condiciones. A menudo se describe como una cura para el trastorno de estrés postraumático, pero no hay un buen ensayo clínico “.

En definitiva, el tema El creciente consumo y uso de cannabis medicinal de acuerdo con pacientes y médicos, es la legalización de la marihuana con fines terapéuticos, pero basados en ensayos clínicos que aseguren seriedad y rigurosidad científica en su ejecución, ya que en muchas enfermedades es la única alternativa medicinal o paliativa que existe, como una forma de mejorar la calidad de vida de las persona, bien vale la pena.

El creciente consumo y uso de cannabis medicinal