Discuten en parlamento alemán la posibilidad de regular mercado de cannabis

- Por

Son tres las propuestas que se están discutiendo en el Parlamento alemán al respecto de la cannabis; específicamente, su regulación para uso adulto.

Recordaremos que el año pasado Alemania aprobó una legislación para el uso médico de la planta; ahora los esfuerzos de los liberales y del partido conocido como Alianza 90, o Los Verdes, están puestos sobre una regulación para el uso adulto, es decir, el uso lúdico.

La primera de estas tres propuestas fue presentada por la fuerza política de izquierda, y pretende extender la cantidad de gramos que son permitidos a un ciudadano para portar cannabis; la suya es una extensión hasta los 15 gramos por usuario, que podría cargar sin que ello constituyera una ofensa criminal.

Y es que actualmente, en este país, por un par de gramos que un usuario cargue puede ser inquirido por una acusación penal; y en muchos casos así sucede, aunque después de un par de semanas el imputado puede volver a su vida cotidiana ya que el caso o el juicio se suspenden por “falta de interés público”.

En este sentido la cannabis ya no constituye una amenaza seria a la seguridad pública, de ahí que la izquierda alemana pretenda extender los gramos permitidos.

La segunda propuesta fue del partido FDP, el liberal, y pretende crear un marco jurídico y regulatorio que permita a las grandes ciudades del país como Berlín, Düsseldorf y Münster crear proyectos piloto para la industria y mercado cannábico.

No obstante, el Departamento de Salud Pública alemán a rechazado por entero tales propuestas ya que no hay un soporte legal que los avale.

La tercera propuesta llegó del partido Verde, y fue una propuesta legislativa de 69 páginas, que rescataba en buena medida la ley de control de cannabis que se impulsó en este país hace tres años, y que disparó el debate público sobre la necesidad de regular y legislar respecto a la planta.

Aunque el partido social demócrata SDP ha mostrado señales positivas al debate y se ha pronunciado a favor de u la creación de un marco regulatorio al respecto, el resto de las fuerzas políticas en el Bundestag toman el tema con mucho escepticismo; o, en el caso de la derecha populista, como el partido AFD, añaden al debate casos como el de la metanfetamina en cristal, que no está abierto a discusión.

Los medios internacionales, no obstante, afirman que, por primera vez en muchos años, y en términos estrictamente matemáticos, la mayoría parlamentaria alemana está de acuerdo en la necesidad de legislar, aunque no se ponen de acuerdo en la forma; de hecho, ninguna de las tres propuestas mencionadas arriba han sido sometidas a voto.

En lugar de eso han sido extendidas a otros comités para que emitan una opinión al respecto, y los remitan de nueva cuenta al parlamento, una vez que el nuevo gobierno alemán haya sido constituido.

Y es que esa es una de las principales trabas políticas: a meses de que hubieron concluido las elecciones, no se ha logrado constituir el nuevo gobierno, razón por la cual, como en otras ocasiones, se ha formado un gobierno de coalición entre partidos conservadores que rechazan por entero las propuestas.

Sumado al hecho de que los partidos más viejos alemanes votaron a favor de la legalización de cannabis médico el año pasado, no es muy alentadora la posibilidad de que en 2018 se logre algo respecto al uso lúdico; lo más probable es que pasen cuatro años más sin cambios, sin embargo, el debate interno, que es uno de los pasos más importantes, se está dando con fruición.