General Hemp traerá cosméticos, alimentos y más; entrevista con Raúl Elizalde

- Por

En el marco de la segunda edición de Expo Weed, charlamos con Raúl Elizalde, padre de Grace, esposo de Mayela Benavides, y director de HempMeds México; la empresa que iniciara operaciones comerciales en nuestro país, apenas unos días después de que éste reformara la Ley General de Salud y el Código Penal Federal, para permitir el uso médico y científico del cannabis.

Grace, como sabemos, padece del síndrome Lennox Gastaut, una rara condición de epilepsia infantil; cansados de la escaza mejoría que le ofrecían a la niña los medicamentos químicos o fármacos, los padres iniciaron la búsqueda de un tratamiento alternativo: el cannabis.

La cruzada que iniciaron Elizalde y Benavides es bien conocida, y también sus resultados: la fundación de Por Grace, un esfuerzo educador para familias en las mismas condiciones que las de Grace, impulsó el debate mexicano, al grado de que, hace un par de años, un juez federal permitió a la familia la importación del Real Scientific Hemp Oil-X (RSHO-X), un poderoso aceite a base de cannabis, rico en canabidiol (CBD) puro, que ha ayudado a la familia, y a la niña, a tener una mejor calidad de vida.

Esto fue algo inédito en México, y desde entonces una multitud de familias han buscado la misma clase de solución para sus padecimientos; en este orden fue fundada la Fundación Por Grace: el esfuerzo de Elizalde y Benavides por ayudar a familias en estas mismas circunstancias.

A raíz de que el padre de familia fuera nombrado director general de HempMeds México, empresa que integra la línea vertical de cáñamo industrial de la General Hemp, las riendas de la Fundación fueron tomadas por Benavides.

“Desde que mi esposa se está haciendo cargo de la fundación hemos tenido muchos avances. Cada vez tenemos a más pacientes, gente que padece sobre todo epilepsia refractaria, cuyas familias quieren informarse acerca de las posibles soluciones; en realidad estamos rodeados de una comunidad de padres y madres de familia que están luchando por los derechos de sus hijos, no sólo en el frente de la medicina cannábica”.

“A mí me tocó ser activista por una necesidad”, agrega, “pero yo nunca me he considerado como tal, en realidad yo soy un empresario: antes de todo esto me dedicaba la importación y exportación de electrónicos y a la fecha tengo una empresa de eso. Entonces desde que estoy aquí como presidente de HempMeds México, me siento que estoy de vuelta en mi terreno, en mi elemento”.

Y es que los signos que volvieron al regiomontano el hombre ideal para la primera silla de mando de la nueva empresa, fueron precisamente sus experiencias en estos dos frentes.

Respecto a los avances de la empresa, Elizalde aclaró que la compañía empieza de cero, y que el primer paso para la introducción de medicamentos, y toda la línea de productos que pretende introducir a nuestro país la General Hemp, es cumplir con el marco regulatorio.

“Hasta ahora todo nuestro trabajo en la empresa ha sido en materia de cumplimiento reglamentario, esa es nuestra primera fase. Después empezaremos a distribuir toda nuestra línea de productos: cosméticos, medicamentos, alimentos, suplementos. Cada producto tiene una normativa diferente, de ahí que tome tiempo”.

Aseguró que la distribución seguirá esta misma lógica: “los puntos de venta serán variados, si son medicinas no las podemos vender en línea, tendrá que ser en farmacias; pero si son suplementos sí podemos vendernos en línea”.

No obstante, la participación de la compañía ya concretó una primera penetración significativa: hace un par de semanas reportamos que el Estado de México asumiría los tratamientos cannábicos de once pacientes, entre ellos niños: el medicamento que están importando es precisamente el RSHO-X, el primero de su clase que entró a México.

“Desde nuestra casa matriz en Estados Unidos nosotros le estamos vendiendo al Estado de México. Aunque no tengo conocimiento de si los pacientes ya están recibiendo los productos, yo estimo que podrían recibirlos la siguiente semana”, precisó el empresario.

Las siguientes metas de trabajo para el directivo consideran una constante comunicación con la entidad mexiquense, ya que en el corto plazo la lista de 11 pacientes podría crecer hasta 50; y la búsqueda de socios de operación para entrar al mercado de México con toda la línea de marcas y empresas de la casa matriz.

“Es importante recalcar que nosotros no sólo comercializamos productos a base de cannabis, sino también de cáñamo industrial. Con este nosotros no tenemos ninguna traba regulatoria de las que sufren los productos derivados de la flor, así que podremos traer alimentos, suplementos y cosméticos en breve”.

En última instancia, la meta más ambiciosa que podría adoptar la General Hemp, sería la de entrar a México con toda su línea vertical de empresas, misma que integra consultorías, empresas farmacéuticas, biotecnológicas y fitomédicas, de capitales de riesgo y bienes de consumo.