¿La cannabis afecta el corazón?

- Por

Los cannabinoides son compuestos químicos que modulan la liberación de neurotransmisores en el cerebro.

La planta de marihuana produce más de 60 compuestos cannabinoides en sus tricomas de hojas y flores.

Su uso farmacológico se ha estudiado de forma amplia para tratar los síntomas de enfermedades como epilepsia, esclerosis múltiple y el Síndrome de Tourette.

Asimismo, existen investigaciones que han puesto en evidencia la utilidad de los cannabinoides para fines terapéuticos. Sin embargo, es necesario hacer una evaluación de cuáles son sus efectos secundarios.

Por ejemplo, se sabe que fumar o inhalar marihuana aumenta los riesgos de infarto y anginas en pacientes con enfermedades del corazón; no obstante, los análisis al respecto han sido muy pocos.

Recientemente, la revista británica Biology Open publicó un artículo sobre la inhalación de marihuana y sus efectos en la función cardiaca de Drosophila o mosca de la fruta; la cual, según los expertos, se asemeja a los humanos en características genéticas.

En este estudio, a cargo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), en Argentina, moscas adultas fueron expuestas a la marihuana por diferentes periodos de tiempo.

El equipo administró dos dosis diarias de una cepa de marihuana a las moscas de modo que simularan un consumo medicinal durante dos periodos: de 5 a 8 días (temprano), y de 11 a 13 (tardío).

Ambos tratamientos son crónicos para las moscas.

Posteriormente, en los grupos de moscas y en los de control, analizaron los parámetros de funcionamiento cardiaco como: latidos; velocidad de contracción y relajación; así como la cantidad de calcio dentro de los cardiomiocitos.

Los hallazgos arrojaron que con el tratamiento temprano (de 5 a 8 días) aumentaba el índice de arritmia.

Por otro lado, si la exposición a la cannabis se prolongaba, las arritmias desaparecían y tanto la contractilidad —la fuerza con que el corazón late—, como el calcio de los cardiomiocitos, aumentaban.

De acuerdo con las líderes del estudio, Ivana Gómez y Maia Rodríguez, del Centro de Investigaciones Cardiovasculares «Dr. Horacio E. Cingolani», un corazón con mayor contractilidad responde mejor a estímulos externos y al estrés.

La característica anterior podría tener beneficios a largo plazo; pero, en el caso de tratamientos tempranos, el incremento de arritmias resultaría perjudicial.

Cabe destacar que los resultados se obtuvieron con técnicas de microcirugía; por medio de las cuales, las moscas se abren y se expone su corazón para hacerlo latir varias horas más durante la examinación.

¿Nuevos caminos hacia nuevas legislaciones?

Ivana Gómez declaró en entrevista con Filo.News, que este análisis con la mosca de fruta se ha trabajado durante muchos años.

La diferencia ahora es se trata de la primera evidencia in vivo de los fitocannabinoides en las moscas de frutas.

La observaciones logradas permiten una caracterización de la función cardiaca ante la exposición a marihuana; al mismo tiempo, abren nuevos caminos para realizar exámenes genéticos con compuestos vaporizados.

De igual manera, Gómez destacó que es la primera publicación argentina en la que se utiliza cannabis en una investigación biomédica. Esto podría ayudar a abrir el panorama de investigación ante la falta de presupuesto, vaciamiento del sistema científicos y su reglamentación.

En Argentina existe la Ley de Cannabis Medicinal desde marzo de 2017. De acuerdo con las investigadoras, es bastante pobre porque solo considera a las personas con epilepsia refractaria; mas no toma en cuenta otras patologías relacionadas con cuidados paliativos y dolor crónico.

La ley también permite el cultivo a instituciones como el CONICET y el INTA para estudiar el aceite de cannabidiol; aunque el proceso resulta lento.