Racismo y cannabis: piden liberación de presos | Nación Cannabis

Racismo y cannabis: piden liberación de presos

- Por

El racismo es una realidad que cuenta con víctimas consumidoras de cannabis pertenecientes a la comunidad negra, por lo que Brad McLaughlin, CEO de BudTrader, pidió al presidente de EE. UU. Donald Trump la liberación inmediata de los reclusos por delitos no violentos de cannabis.

Estados Unidos vive un momento clave que puede marcar un antes y un después en su historia: una nueva oleada de violencia está avivando movimientos como el Black Lives Matter y está aumentando sus filas de aliados.

La solicitud tiene como ejemplo principal el caso de George Floyd y se enfoca en la aplicación de la ley y de la reforma de la política de cannabis. La carta fue publicada nuevamente en Benzinga Cannabis con el permiso del autor.

Peticiones contra el racismo

El documento de McLaughlin puntualiza una serie de peticiones altamente importantes para la comunidad consumidora de cannabis, perteneciente a un sector doblemente vulnerable.

El cannabis es legal en 33 estados y tiene un índice de aprobación del 91 % entre los adultos estadounidenses y del 71 % entre los médicos norteamericanos y europeos. El vocero encuentra inaceptable que, a pesar de estos datos, la fuerza policial arremeta contra los consumidores segregados.

La carta insiste en que ya no se puede permitir que los miembros de la comunidad cannábica y afroamericana sean objetos de ataques y de detenciones injustificadas.

Las colectividades vulnerables mencionadas son arrestadas 820 000 veces al año por posesión de cannabis: «Un crimen que francamente ya no debería existir y que se dirige injustamente a los miembros de la comunidad negra del cannabis».

Una de las peticiones es la liberación de todos los encarcelados por delitos no violentos de cannabis, incluidos los de California (el estado cuenta con más reclusos encarcelados que cualquier otro lugar del mundo).

«Las agencias de la ley deben dejar de hacer arrestos relacionados con la posesión de la hierba inmediatamente», pide Brad.

El tratamiento de drogas como alternativa al encarcelamiento para los estadounidenses arrestados por cargos de posesión no relacionados con el cannabis es igualmente un ruego urgente.

El norteamericano activista sugiere redirijir los más de tres mil millones anuales gastados en hacer cumplir las leyes de posesión de cannabis para estos tratamientos.

Carta a favor de la libertad

La carta enviada por Brad solicita fervientemente la liberación de estos reclusos y ahonda en temas sociales actuales como el racismo, y en cómo este perjudica aún más el asunto que les compete.

Estimado presidente Trump,

George Floyd, un padre y miembro de la comunidad del cannabis, fue asesinado a manos de oficiales de policía deshonrados de Minneapolis, quienes violaron un juramento de servir y de proteger a su comunidad al matar a un hombre desarmado.

He estado usando el tiempo desde la muerte de George Floyd para reflexionar sobre las causas profundas del racismo sistémico en los Estados Unidos y los posibles cambios.

Como líderes, ya no podemos permanecer de brazos cruzados y permitir que exista tal racismo en el país más grande, en la civilización más avanzada de la historia del mundo.

Somos mejores que esto como sociedad y debemos actuar, y el momento de actuar es ahora.

Según el Centro de Investigación Pew, el 40 % de todas las detenciones por drogas de las fuerzas del orden de EE. UU., en 2018, fueron por cannabis. El 92 % de esos arrestos fueron por posesión simple de cannabis y el 8 % fue por cultivo o por transporte de cannabis.

Según un estudio realizado por la ACLU, los miembros de la comunidad negra y de la comunidad blanca usan el cannabis aproximadamente al mismo ritmo, pero las personas negras tienen cuatro veces más probabilidades de ser arrestadas por posesión de cannabis que las personas blancas.

En Minnesota, donde fue asesinado George Floyd, los negros fueron arrestados a una tasa 8,5 veces mayor que los blancos por posesión de cannabis.

Lee la carta completa aquí.

Con información de Benzinga