El turismo verde crece en Estados Unidos y Oregon parece ser “el nuevo Amsterdam”

- Por

“La gente viene de todos los lugares del mundo a fumar hierba a mi casa”, dice John Mealy, hombre flaco y maduro que recibe a cientos de visitantes en su hogar en donde, raramente, la gente puede consumir cannabis de manera recreativa y legal sin problema alguno.

A su pequeño hogar de Oregon, Estados Unidos, han llegado extranjeros provenientes de Australia, Rumania y Nepal, entre muchos otros. “Si ellos tienen hierba, pueden fumarla cómodamente en cualquier parte de mi hogar”, dice.

Mealy ha logrado hospedar a tantos visitantes gracias a Airbnb, la plataforma digital para conseguir habitaciones en todo el mundo a precios bastante económicos. Ya lleva tres años en esto y su premisa es sencilla: él y su pareja gustan de fumar cannabis en su hogar, así que los visitantes pueden hacerlo con toda confianza, siempre y cuando se hospeden en alguna de las dos habitaciones disponibles para viajeros.

Y es que el turismo verde se ha ido incrementando poco a poco en la nación gobernada por Trump. Casos como el de Mealy se dan gracias a raros y favorecedores huecos legales. En este caso, un proyecto de ley que pretendía crear salones exclusivos para el consumo de marihuana en la zona terminó por morir antes de ser discutido o avalado. Esto dio una rara oportunidad a personas como Mealy para permitir que se consuma cannabis en su hogar.

Fuente: LA Times

La noticia ha llegado a todo tipo de personas. Sobre todo a las mal informadas que consideran a Portland como la nueva Amsterdam. “Creen que pueden venir y sentarse en cualquier café y empezar a fumar hierba”, dice Sean Wilson, dueño del dispensario de marihuana Ascend. Y señala que tienen que convencerlos de que no, las cosas no funcionan de esa manera.

Pero ese panorama de fumadores encerrados en privado está cambiando. En varios estados de este país, en donde se permite el consumo recreativo de la marihuana, las formas de consumirla están adaptándose a las nuevas posibilidades. Por ejemplo, en Denver se aprobó una iniciativa en noviembre pasado que permite el consumo recreativo de marihuana en áreas designadas, pueden ser clubes o salones. Lo mismo estará sucediendo en la icónica ciudad de Las Vegas. Esto sí acerca a Estados Unidos a un ambiente mucho más ligado a Amsterdam, dándole un poco la razón a esos turistas curiosos. 

Entonces, ¿cómo se puede fumar en Portland?

Las leyes de Oregon aún están vigilando cómo se consume esta hierba. Por el momento, se requiere que el consumo de cannabis se de siempre en propiedad privada y solamente en mayores de edad. Jamás en la vía pública.

Ingerir marihuana puede extenderse también a productos derivados y comestibles, por lo que la comida que cuenta con cannabis como ingrediente es fácil de consumir a la vista de todos. Pero en palabras de Sean Wilson, “el turismo verde viene a Oregon a consumir principalmente cigarros bien forjados”.

Es aquí en donde el gobierno está trabajando de la mejor manera. Para las autoridades de Oregon, la marihuana recreativa no es un elemento que destruya a sus habitantes. Por el contrario, utilizan su legalidad y producción para alentar el turismo en el estado.

Por eso se creó un proyecto para solicitar la creación de bares y establecimientos para que se pueda fumar con seguridad y tranquilidad.

Más de quince organizaciones y políticos de peso apoyaron este proyecto de ley, incluyendo al alcalde de Portland, Ted Wheeler, y la comisionada de la ciudad, Chloe Eudaly. En una carta a los legisladores, ambos señalaron que el proyecto alentaría a la gente a visitar Oregon. Más turismo, cómo sabemos, significa más dinero para las arcas del estado.

No siempre se avanza

Si bien existe un enorme apoyo, hay aún sectores que ven como negativo el consumo de la cannabis. Uno de los más reacios a aceptar su consumo público es la Oregon Nurses Association. Este grupo médico señala que aún falta mucho por investigar sobre los beneficios de la planta y su alteración del orden si se consume en público. “Sobre todo por las propiedades del humo”, señalaron en un comunicado.

La presión de este tipo de grupos conservadores ante los legisladores es tan fuerte que la primera búsqueda por aprobar bares para consumir cannabis fue denegada.

Aún así, hay sitios especializados en donde las personas pueden ir a comprar cannabis con total libertad. Uno de ellos es el famoso Hotel Jupiter, ubicado en Portland. Ahí se ofrecen diversos paquetes para los consumidores, desde el Paquete Munchies hasta el Paquete 420. Todo esto suena increíble pero las limitantes legales no permiten, por ilógico que parezca, que sus huéspedes fumen en las habitaciones del Jupiter.

Ante estas medidas drásticas, la policía local no juzga con demasiada severidad a las personas que sorprenden fumando en parques públicos, “a lo mucho se llevan una advertencia o una pequeña multa”, señala un sargento de la zona. Está cultura procannábica está haciendo de Oregon un estado ideal para realizar turismo verde sin tener a la ley observando cada inhalada o cada paso.

Por el momento existen al menos 20 hogares en Airbnb que permiten fumar marihuana sin problema alguno. Además, otros pequeños hoteles también permiten a sus inquilinos fumar en sus habitaciones con precios que inician en 84 dólares.

Por este tipo de esfuerzos es por los que se busca llevar a los legisladores nuevas propuestas para permitir el consumo de cannabis en bares especializados. Se espera que en 2018 se discuta de nuevo el tema y el “sí” parece cada vez más probable.

Fuente: Oregon News