Cannabis recreativo puede disminuir la adicción al opio

- Por

De acuerdo con datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, 130 estadounidenses mueren diariamente debido a la adicción al opio. Según un análisis reciente, la dependencia puede ser controlada con el uso del cannabis recreativo.

La investigación, liderada por Benjamin J Mc Michael y R. Lawrence Van Horn, encontró que en localidades de Estados Unidos, donde es legal el consumo de cannabis medicinal o recreativo, existe una baja incidencia en la expedición de recetas médicas con opioides.

Adicción al opio

De acuerdo con los científicos, el acceso al cannabis recreativo está vinculado con una baja significativa en la tasa de recetas de opioides correspondiente al 11.8 %, y al 4.2 % menor, en el caso de la marihuana medicinal.

Es por este motivo, por el que ambos autores apuntan a que la despenalización del cannabis recreativo podría facilitar que los pacientes accedan a esta planta y la usen para tratar el dolor y otras afecciones, en lugar de utilizar opio.

Los resultados de la investigación indican que las leyes amigables con el cannabis reducen el número total de pacientes que reciben opioides, así como la cantidad de días que se suministra y la probabilidad de que los médicos receten analgésicos.

Para llegar a este resultado, los científicos analizaron los datos de más de 1.5 millones de recetas individuales de opioides, expedidas entre 2011 y 2018, cantidad que representa cerca del 90 % del total emitidas durante este periodo.

Disminuir riesgo

Según los investigadores, aunque existen varios programas que luchan contra la adicción a los opioides, como el monitoreo, sus políticas siempre restringen el acceso a elementos como el cannabis, lo que puede empujar a los consumidores hacia la ingesta de otras sustancias más peligrosas, como la heroína.

«Las políticas que reducen las recetas de opioides sin llevar a los individuos a hacerse adictos a drogas más peligrosas son preferibles; en contraste, con las que sólo restringen la prescripción al opio», dijo Mc Michael en entrevista con NewsWeek.

Cuestionado sobre si el uso de opioides puede ser una puerta de entrada al mundo de las drogas para los usuarios que tengan este tratamiento médico, el investigador dejó entrever esa posibilidad y recalcó que sucede lo contrario al utilizar cannabis.

“Si bien esperábamos que las leyes de acceso recreativo al cannabis tuvieran un efecto más fuerte en las recetas de opioides, diría que nos sorprendió que la repercusión fuera mucho mayor que las leyes de acceso al cannabis medicinal”, recalcó Mc Michael.

Cannabis en duda

Vale indicar que este análisis tuvo algunas limitaciones como no tener acceso a los datos de los pacientes, debido a las políticas de confidencialidad. Esto significa que no fue posible identificar patrones problemáticos de prescripción de opioides con la información utilizada.

Investigadores como Ian Hamilton, experto en el consumo de drogas y salud mental del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de York del Reino Unido, aluden que los resultados de este análisis se basan en otros que exploran el impacto de abrir el acceso al cannabis en lugar de avanzar en la prescripción de opiáceos. Pero la idea es utilizar un conjunto de datos más grande y un análisis más sofisticado.

Por este motivo, para Hamilton, la conciencia sobre los riesgos que implica la prescripción inadecuada de opiáceos podría ser parte de la reducción en sus recetas y no del uso del cannabis.

Tal es el caso del estudio realizado por la escuela de medicina Icahn en Israel, el cual reveló que el uso de cannabis en personas adictas alivia los antojos y la ansiedad asociados con la falta de consumo. Además, disminuye los signos de estrés, como el aumento de la frecuencia cardíaca y los niveles de cortisol.

Con información de Newsweek