Holanda iniciará cultivo público de cannabis

- Por

De acuerdo con datos de la International Narcotics Control Board (INCB), Holanda es el tercer mayor importador de cannabis legal en el mundo, pues actualmente existe un vacío legal que permite la importación por medio del narcotráfico, por lo que iniciará la regularización para el cultivo público de cannabis.

Ante este panorama y como resultado de la discusión que desde 2007, se ha venido dando en su política pública, entorno al consumo legal de cannabis; el pasado miércoles, autoridades holandesas llegaron al acuerdo de ejercer una regulación para su cultivo legal.

Cultivo legal

Para ello, se realizará una prueba piloto de cultivo estatal de cannabis en 10 municipios del país europeo, como un intento de luchar contra el narcotráfico que suministra la droga ilegalmente desde África o Asia directamente a los coffeeshops.

Vale destacar que entre las regiones participantes no se encuentra ninguna ciudad principal como Amsterdam, Utrecht, Rotterdam o La Haya, pues desde un principio se mostraron renuentes a participar en la prueba, según medios locales.

La prueba iniciará a principios de 2021, luego de que un comité especializado e independiente haga publico su análisis de la lista completa de municipios participantes de este experimento.

Hay que precisar que el principal objetivo de este experimento es conocer cómo se podría suministrar la marihuana directamente a los locales de venta, sin intermediarios, y garantizando calidad y precios.

¿Holanda dio pie al narcotráfico?

Esto con la finalidad de erradicar la venta ilegal y lo que sobreviene con ella, como la delincuencia, los problemas de seguridad y salud pública que provoca el limbo legal de prohibir el cultivo, pero no la venta de esta planta.

Asimismo, es importante precisar que el cultivo de esta planta está prohibido en la región, pero desde 1976, la comercialización y el consumo de cannabis y productos elaborados son tolerados dentro de los llamados coffeeshops.

En estos locales, cada cliente puede consumir hasta cinco gramos de marihuana, por lo que pueden almacenar legalmente hasta 500 gramos para su venta, bajo ciertas condiciones, como evitar la venta de alcohol.

Sin embargo, el consumo masivo del producto y la falta de una política publica de cultivo, hacen que estos comercios sean los principales clientes de los cárteles de narcotráfico, para luego vender el cannabis legalmente, lo que les deja a las organizaciones criminales ganancias millonarias, según datos de la Unidad de Inteligencia Financiera.

Para que este acuerdo pudiera surgir a la luz, fue necesario el respaldo de las cuatro principales ideologías políticas en el país bajo, los progresistas D66, los liberales, Democristiana y la Unión Cristiana, quienes concuerdan en realizar el experimento y mantener a los turistas alejados de los coffeeshops.