¿Será España el próximo jardín de la cannabis en Europa?

- Por

Actualmente, la marihuana no está legalizada en España, pero sí se permite el autocultivo de cannabis, siempre que se haga en privado, es decir, que no se encuentre en lugares visibles al público. Además, que su producción no esté destinada al comercio o tráfico.

Lo que esta ley no aclara o específica es el número máximo de plantas que un ciudadano común puede tener, pues lo que castiga el código penal es la venta de la marihuana o algún subproducto derivado de ella, pero no la posesión o su cultivo para propio consumo, algo tan difuso y circunstancial, que solo lo puede evaluar un juez y según cada caso en particular que se presente.

El consumo interno en España

Mientras que el consumo de cannabis en España ha evidenciado solo un ligero aumento, con cifras que revelan que hasta un 7,3% de la población de entre 15 a 64 años afirma haber fumado en el último mes, en comparación con el 6,6% en 2013. Además, un 2,1% de los encuestados aseguró  consumirlo diariamente, según datos aportados por la Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES) del Ministerio de Sanidad del 2016.

Mientras en lo que respecta a las cifras globales de los últimos seis años,  han manifestado incluso  un leve descenso en el consumo de marihuana, pero los consumidores en situación de riesgo de abuso de esta sustancia han crecido de manera alarmante.

La situación de producción  y exportación de cannabis

Lo que sí es claramente patente que la producción y exportación de Cannabis sativa en España ha presentado un crecimiento muy acelerado en los últimos años.

Mientras tanto, las incautaciones de plantas de cannabis han aumentado explosivamente: en un 53,6% entre 2013 y 2014 y un adicional muy importante de 40,3% en el 2015.

Como muestra de estas cifras, en el año 2015 se incautaron unas 379,846 plantas de marihuana, una cantidad que sólo es superada por las producciones de los Países Bajos y el Reino Unido, según datos proporcionados por el Observatorio  Europeo de las Drogas y las Toxicomanías ( OEDT ).

Además de la propia producción de España, que es bastante considerable, ya que es suficiente para satisfacer tanto la demanda interna y, en especial, la externa, también se le considera como zona de entrada para la resina de cannabis o hachís, que viene de Marruecos con destino a Europa.

La resina de cannabis ha sido siempre un producto de gran abundancia en Europa, tanto en España, como en Francia o Italia, pero ahora la situación ha cambiado, ya que actualmente, la hierba es más frecuente que el hachís, una tendencia que se viene dando en todo el continente.

Se cree que la mayor cantidad de la producción de cannabis se exporta a mercados como Francia, Reino Unido o incluso Suecia, según el tipo de organización que esté operando dicho comercio.

Así mismo, los laboratorios de marihuana muestran una gran producción, que se cree, está siendo articulada por organizaciones que planifican exportarla hacia el norte del continente europeo.

En marzo de este año, la policía detuvo a una banda de nacionalidad holandesa en la zona sur de España con 5,000 plantas que iban a ser exportadas a Europa, principalmente Bélgica y los Países Bajos.

También en el mes de marzo, dos personas fueron detenidas al ser sorprendidas enviando una cantidad de 130 kilogramos de marihuana cultivadas en Alicante con destino a Italia.

En mayo de este año, la policía procedió a incautar la cantidad de 1,646 plantas de marihuana en cuatro plantaciones. Las drogas fueron disfrazadas en el interior de cajas de mármol, procedimiento que era realizado en varios camiones, para ser enviadas luego,  a la ciudad de Liverpool.

Los vacíos legales que facilitan esto

Un policía que quiso permanecer en el anonimato ha manifestado: “Estamos desmantelando laboratorios de marihuana cada semana”. “Los grupos organizados pueden alquilar diferentes chalets, pisos y almacenes o esconder las plantas en el medio de campos de maíz”.

“Las pandillas se están moviendo en el negocio de cannabis, ya que es muy rentable. Los precios oscilan entre cinco y 25 euros por gramo y las sanciones son mucho más bajos que otras drogas. Debido a que cada plantación tiene un tamaño relativamente pequeño, cuando nos detenemos a ellos, están pronto en libertad con convicciones muy suaves”, agregó.

Lo que no cabe duda es que la marihuana como droga, ha aumentado su popularidad ostensiblemente y España ha cobrado una enorme popularidad como un importante productor y exportador de hierba.

A este paso, los tradicionales cultivos españoles como son los olivos, cereales y vinos, van a competir con desventaja en las exportaciones contra las tan apetecidas plantas de Cannabis sativa.