6 aspectos que debes conocer si quieres vender cannabis legal en México

- Por

La pandemia frenó el avance de la regulación del cannabis en México, sin embargo, mientras se espera una respuesta, presentamos seis puntos que debes saber si quieres vender cannabis legal.

De acuerdo con datos de la firma Cannacura, la regulación del cannabis es un asunto urgente en la agenda nacional, ya que las ventas legales representan una esperanza de mayores ingresos para nuestro país durante 2020.

En medio de la incertidumbre, porque el plazo que fijó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para regular al cannabis venció el 30 de abril, un artículo publicado en la revista Forbes se dio a la tarea de recapitular los datos cruciales para los futuros empresarios cannábicos.

Vender cannabis legal en México

Uno de los asuntos que mayor polémica ha ocasionado es el de las pruebas de calidad, pues su costo no es accesible para medianos y para pequeños empresarios. Pese a ello, todo parece indicar que, ante las leyes mexicanas, será una obligación.

Por ello, es fundamental conocer las normas de etiquetado y acatar las restricciones publicitarias, a la par de que también es importante que las empresas desarrollen su identidad para que los consumidores creen confianza con las marcas, ya que habrá muchas opciones para elegir.

El siguiente asunto relevante es ofrecerles a los consumidores una experiencia de compra legal que los satisfaga. Esto es con la finalidad de que vendan productos de buena calidad a precios competitivos, algo que no pueden alcanzar en el mercado negro.

Respecto a lo comercial, Forbes destaca que otro de los retos de la futura industria cannábica mexicana es construir una estrategia comercial que permita atender las necesidades de los consumidores y fomentar una industria controlada.

Hay que considerar que las empresas cannábicas enfrentan un mayor reto para garantizar la seguridad de su funcionamiento, además de que la ley prevé mayores restricciones en materia de publicidad y de comercio electrónico.

Otras cosas que debes conocer

Un factor clave para la logística de las empresas cannábicas es entender la carga regulatoria, como los requisitos corporativos, las normas para realizar pruebas de calidad y las restricciones para el etiquetado del cannabis medicinal y de sus derivados.

Asimismo, la ciencia de datos es otra herramienta que podría ser útil para los emprendedores cannábicos pues, de acuerdo con Forbes, esta tendencia ayuda a las empresas a conocer el comportamiento y las preferencias de los consumidores para anticiparse al mercado.

Finalmente, el comercio electrónico es otra consideración importante, pues existe evidencia de que cada vez más consumidores prefieren realizar sus compras por Internet porque brinda mayor privacidad y seguridad.

Por ello, aunque las leyes mexicanas prohíben la venta o la publicidad en línea del cannabis psicoactivo, es crucial que las empresas inviertan en desarrollar plataformas electrónicas y en medidas de ciberseguridad.

Incertidumbre para vender

Vencido el plazo para que la Ley para la Regulación del Cannabis fuera aprobado, los legisladores se enfrentaron a dos caminos que harían más tortuosa la espera para los consumidores.

El primero abordaba el escenario de que el Congreso no aprobara el paquete de reformas, por lo que la SCJN emitiría una Declaratoria General de Inconstitucionalidad, lo que anularía la prohibición absoluta para el uso lúdico de la marihuana. Esto haría que la población mayor de 18 años consuma el estupefaciente sin control estatal.

Mientras que el segundo camino, por el cual la mayoría de los especialistas apostaron, significaba que la Suprema Corte otorgara una segunda prórroga al Congreso de la Unión para establecer el marco legal idóneo para la venta de cannabis legal en México, dada la contingencia sanitaria mundial por la COVID-19.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió una prórroga al Senado para la discusión del anteproyecto de la ley. La nueva fecha de vencimiento es el último día del periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, de acuerdo al sitio El Debate, que comprende del 15 de septiembre al 15 de diciembre del 2020.

Pocos beneficiarios, muchas imposiciones

México es el segundo productor de cannabis en el mundo pero, a pesar de esto, el dictamen orillaría a importar el producto. Esto traería una serie de conflictos y barreras a los campesinos locales, dificultándoles una participación activa en esta nueva economía.

El empaquetado, con sus lineamientos específicos y limitantes, e incluso el certificado de sustentabilidad también pondrían en jaque a los pequeños productores, pues difícilmente podrían cumplir con todas las especificaciones. Esto considerando que es un sector que ahora se mantiene en la ilegalidad pero que desea producir y vender de forma legal.

El problema es que el dictamen no está pensado para resolver las dificultades del país, de acuerdo con El Debate, tales como la inseguridad y la ilegalidad. Mientras el Código Penal no se reforme, ni tampoco lo haga la Ley de la salud, la venta de cannabis va a seguir trayendo consigo violencia y quiebres sociales.

Las trabas para uno de los sectores de la agroindustria mexicana son considerables, especialmente para los campesinos desplazados por la guerra contra el narcotráfico, de acuerdo con Líder Empresarial.

La marginalidad a la que se verían expuestos agravaría los problemas que ya existen. Según Líder Empresarial, la propuesta tampoco apuesta por la producción mexicana de cáñamo. Simplemente, se estarían dando prohibiciones pero de otra manera.

¿Cómo se beneficiarían los pequeños productores si la sobrerregulación los excluye del mercado regulado? Únicamente un grupo de industriales se verían favorecidos con el dictamen, no todos tendrían acceso a los privilegios ni a las licencias, incluso en la producción de productos no psicoactivos a base de CBD, mismos que deberían ser tratados como otros productos agroindustriales.

Estar inscrito en el Registro Federal de Contribuyentes y contar con la aprovación del Servicio de Administración Tributaria (SAT) es otra de las problemáticas a las que se enfrentan los pequeños productores y/o campesinos.

Uno de los puntos importantes debería ser la importación de cantidades limitadas de semillas, así como la inclusión de los campesinos mexicanos a un mercado regulado y sin riesgo alguno para su trabajo. Sin tantas limitaciones y barreras, la agroindustria mexicana podría despegar y verse reflejada positivamente en la economía nacional.

Con información de Forbes, Poresto.net, Líder Empresarial y El Debate

Foto: @lugoylasdrogas / Twitter