La venta online de cannabis hace boom en California

California, el mercado más viejo de cannabis medicinal en los Estados Unidos, está enfrentando transformaciones importantes. Desde que se aprobara la llamada Proposición 64, hace ya casi un año, y los usos tanto medicinales como recreativos de la planta se consideraran legales, la industria de ese estado ha ido creciendo de forma considerable.

Hasta noviembre del año pasado, las ventas reportadas de cannabis en California llegaron a los USD$2000 millones anuales, que representan el 25 por ciento de lo vendido en todo el país; y expertos estiman que las ventas totales para este año pueden llegar hasta los USD$2,800 millones.

¿Pero cómo se vende toda esa marihuana? Al contrario de lo que pudiera pensarse, la mayoría de esa marihuana se vende a través de pequeños negocios, con tres o cuatro empleados, generalmente de un establecimiento de venta con vitrina: los llamados dispensarios.

La meteórica ascensión del mercado cannábico, específicamente el californiano, ha potenciado los empleos hasta las nubes: se calcula que hay más gente trabajando en la industria del cáñamo y el cannabis que panaderos y dentistas, en Estados Unidos. No obstante, las regulaciones que difieren con tanta violencia de estado en estado, incluso, dentro de los mismos estados, y la falta de certeza jurídica en la parte de recaudación de impuestos, han impedido que proliferen grandes corporativos.

Específicamente en California, las dos instituciones principales encargadas de regular a la industria son el Buró de Control de Cannabis, y el Departamento de Regulación del Cannabis, ambos creados en 2015. La triangulación de regulaciones, y los espacios vacíos que mantienen ambas dependencias, han incentivado una nueva forma de vender cannabis: en línea y con servicio a domicilio.

Pese a lo extraño de esta tendencia, lo cierto es que la tecnología y el cannabis están juntos, y han proliferado apps y otras soluciones digitales para el comercio de marihuana: Eaze es otra de sus plataformas importantes.

Se trata de una compañía con USD$27 millones de capital que pretende conectar a los dispensarios y a sus clientes de una forma moderna y eficiente: a través del teléfono móvil; y quizá, en última instancia, abolir a los dispensarios con ventas en vitrina. De hecho, la regulación californiana para los dispensarios no contempla la venta en vitrina de forma obligatoria, los dispensarios pueden no tenerlas.

Ese potencial de mercado es el que intenta explotar Eaze: “no es exclusivo de la industria cannábica, pero el comercio virtual es la verdadera ola del futuro”, aseveró Sheena Shiravi, jefe de relaciones públicas de la empresa.

Y en efecto, la aplicación está liderando una importante revolución de comercio virtual en la industria verde, y es que no está centrada en el comercio exclusivo de la flor, sino en uno más horizontal: unifica la parte medicinal con la recreativa, y a su vez con la de los accesorios, más allá de las limitantes regulaciones. Todo lo pueden encontrar al alcance de un click en la aplicación.

Y con las ventas estimadas de este año en el estado, se prevé que la expansión del comercio virtual del cannabis sea violenta. Así lo opinó John Kagia, vicepresidente ejecutivo de New Frontier, una firma de análisis bursátiles: “California es el mercado, por sí solo, más grande e importante de cannabis en el mundo, y en esa misma medida veremos crecer el comercio virtual, será muy explosivo”.

Los progresos en materia de tecnología, medios de comunicación y la cultivación del cannabis, serán elementos, en opinión de Kagia, que abonen al acelerado crecimiento. No debemos olvidar que California es uno de los estados más densos en población del país vecino.

La Asociación de Cultivadores de California (CGA por sus siglas en inglés) ha calculado que hay más de 7500 de estas compañías operando en el estado, y son precisamente éstas las que poseen el 55% de todas las ventas de marihuana medicinal, pese a que no todas las ciudades californianas permiten el servicio de cannabis a domicilio.

Esta asociación, por otro lado, es de las que más han trabajado con las instituciones para acelerar el crecimiento de compañías de comercio virtual y de cannabis bajo demanda: “las ventas de esta naturaleza tienen una ventaja muy concreta”, dijo Hezekiah Allen, presidente ejecutivo de la asociación, “y es que elimina los riesgos en los vecindarios. Todos los establecimientos con ventas en vitrina, como por ejemplo las vinaterías, captan la mayor cantidad de robos. Las ventas virtuales y su posterior envío a los domicilios particulares, ayudan a los clientes a reducir la tasa de delincuencia en establecimientos”.

Por otro lado, aunque Eaze está concentrada únicamente en el mercado californiano, los ejecutivos de la compañía ya están lanzando sus miradas a los mercados de Nevada, Oregón y Washington. El mercado de Nevada, por ejemplo, que ha batido récords de ventas, sería uno de los mercados decisivos.

Discusión