El cannabis medicinal no sólo es paliativo: Lumír Hanuš | Nación Cannabis

El cannabis medicinal no sólo es paliativo: Lumír Hanuš

- Por

Lumír Hanuš es un científico checoslovaco que durante varias décadas se ha dedicado a la investigación sobre cannabis medicinal; camino que lo ha llevado a afirmar que esta planta no sólo es un paliativo, sino también puede «curar» e intervenir en la sensación de felicidad.

Hanuš y los endocannabidiodes

El 22 de marzo de 1992, fue el día más feliz para Lumír, pues tras año y medio de esfuerzo en conjunto con el doctor William Devane descubrió el primer endocannabidiode, molécula que recibió el nombre de anandamina, porque en aquel momento Devane estudiaba religiones de la India y en sánscrito ananda significa felicidad.

Cabe destacar que el trabajo de Devane, reveló que el cerebro humano tiene receptores para los cannabinoides y que el cannabis contiene 144 cannabinoides, lo que llevó a los investigadores de la Universidad Hebrea a buscar los neurotransmisores para los que la naturaleza los había creado.

“Cuando a los compuestos activos en el cannabis, les sumamos la existencia de receptores de cannabinoides y de endocannabinoides, se hizo patente que había un sistema endocannabinoide. Esa es la razón por la que muchas enfermedades se encuentran en el cerebro, en el bazo, en los huesos en todas partes”, señaló Hanuš en entrevista para el periódico uruguayo Ladiaria.

Una molécula que te hace feliz

Cabe destacar que la investigación de Hanuš aborda que la leche materna contiene endocannabinoides, mismos que ayudan a los lactantes a fortalecer su sistema inmunológico y, por ende, a permanecer sanos y felices.

“Hay algo muy interesante: en la Edad Media hubo pestes y epidemias en Europa que casi erradican a naciones enteras. Al estudiar eso encontraron que los que sobrevivieron fueron las personas jóvenes, pero solo aquellos que estaban enamorados. Cuando estás enamorado estás muy feliz, y la anandamida interviene en la felicidad”, explica el investigador de la Universidad Hebrea, radicado en Israel.

De acuerdo con Hanuš, la felicidad produce anandamida, que a su vez fortalecen el sistema inmunológico y crea resistencia a las enfermedades. 

“El sistema endocannabinoide interviene en el balance del organismo, si el organismo está balanceado, estás saludable. Si ese balance se altera, aparecen las enfermedades; y si no estás saludable, inmediatamente el organismo comienza a producir endocannabinoides a demanda para recuperar el balance”, alude el investigador respecto a las propiedades curativas del camnabis.

¿Cannabis curativo?

Sin embargo, este proceso no es tan sencillo, pues es importante precisar que cada individuo tiene una cantidad distinta de receptores de cannabinoides en el cuerpo, así como la producción de endocannabinoides difiere de persona a persona. 

“Si las personas no están fuertes y no tienen endocannabinoides suficientes, podrían obtener ayuda de los compuestos presentes en el cannabis y tratarse a sí mismas”, afirma Hanuš.

Otro factor relevante que Hanuš pretende desestigmatizar con su trabajo es la creencia de que el cannabis sólo es una medicina paliativa, pero no curativa, pus aunque no existe evidencia cientifica

“En los años 30 se descubrió la cortisona, y también se convirtió en una excelente medicina. La anandamida se descubrió hace 27 años y hasta ahora nunca ha sido usada en humanos. Tenemos muchos voluntarios que quisieran probarla, pero no puedo dársela; eso sólo podrían hacerlo las grandes compañías farmacéuticas”, puntualiza el investigador.

Mira la entrevista completa aquí