Florida: Policía utiliza pruebas de laboratorio para delitos sobre cannabis

- Por

Con la legalización del cannabis medicinal en Estados Unidos sobrevino una oleada de vacíos legales que redujo el número de arrestos por posesión de marihuana en Florida, donde la Policía ha tenido que recurrir a pruebas de laboratorio para validar este delito.

Esto es debido a que la nueva legislación estatal, promulgada apenas el año pasado, ajusta el delito de posesión de marihuana a la cantidad de tetrahidrocannabinol (THC) que contenga la cepa. Si el producto supera 0,3 %, se considera ilegal.

«Cáñamo significa la planta cannabis sativa L. y cualquier parte de ella, incluidas las semillas y ​​todos los derivados, extractos, cannabinoides, isómeros, ácidos, sales y sales de isómeros, ya sea en crecimiento o no, que tiene un total de concentración de delta-9-tetrahidrocannabinol que no supera el 0,3 % en peso seco», señala la Constitución de Florida.

Policía vs THC

De esta forma, los policías utilizan este porcentaje de THC para determinar si una persona va a la cárcel o no. Sin embargo, es imposible establecerlo si no se utilizan las herramientas correctas.

Pensando en esto, la empresa Syndicate Chemistry creó un kit de testeo llamado 4-AP Cannabis Typification, que permite determinar en solo unos segundos si se trata de marihuana medicinal, cáñamo o marihuana ilegal.

El kit es una bolsa hermética que funciona de la siguiente forma: se introduce la planta o el producto derivado, se cierra y se presiona para romper dos contenedores que se encuentran en el interior del sachet.

Si el líquido se pone rojo, se trata de cáñamo, cuyo uso en productos derivados es completamente legal, pues tiene niveles mínimos de THC. En contraste, si el líquido es azul, se trata de cannabis ilegal.

Pruebas validan delito

La prueba está siendo aplicada por diversas corporaciones policíacas en Florida para evitar detenciones erróneas, como la sucedida en mayo pasado a una mujer de 69 años que visitó la sede de Disney, en Orlando. Esto se llevó a cabo porque la policía encontró en su bolsa aceite de CBD, que utilizaba para tratar su dolor por artritis.

Este kit, diseñado en Suiza, podría representar una herramienta más certera para evaluar a los consumidores de cannabis, al tiempo que evita las detenciones de pacientes que utilizan esta planta como tratamiento alternativo.

Vale precisar que esta prueba tiene un nivel de certeza cuestionable. Tal es el caso de colocar demasiado producto dentro del sachet. Sin embargo, el fabricante señala que si se usa acorde a las instrucciones, resulta una excelente primera línea de defensa.  

Kits de laboratorio

Lo anterior se debe a que los kits de tipificación del cannabis no pueden distinguir los niveles de THC en productos derivados, cáñamo o plantas que contengan más del 1 % de THC.

Vale mencionar que estos se venden también al público mediante sitios web especializados, bajo el pretexto de prevenir a los consumidores sobre la ingesta de cannabis de mala calidad.

Asimismo, el fabricante afirma que este kit no es concluyente. Por lo que es recomendable que en casos específicos se realicen las pruebas de laboratorio correspondientes para verificar una cuantificación final de los niveles de THC.

Pese a esto, es preciso indicar que en países como Estados Unidos existe una sobresaturación del trabajo en los laboratorios, ya que las pruebas se usan para determinar no solo la calidad comercial del cannabis, sino también la investigación médica.

Cannabis legal

«Con la nueva legislación, la práctica de los laboratorios para afirmar que este material vegetal es cannabis no es suficiente para distinguir las cepas. Los laboratorios ahora deben determinar la cantidad de THC que hay en el material vegetal o comestible. Esto requiere un proceso más complicado y lento, y los laboratorios luchan por mantenerse al día con las cargas de trabajo actuales», afirmó el departamento de Aplicación de la Ley de Florida (FDLE) en entrevista para Wink News.

Otro punto a favor de este kit es su costo, pues a diferencia del trabajo de un laboratorio profesional, tiene un precio que oscila los 15 dólares, monto aproximado a los $ 280 pesos mexicanos.

Hasta el momento, 52 jurisdicciones policiales del estado de Florida utilizan esta prueba de laboratorio, cuyo costo en la mayoría de los casos es cubierto por las propias dependencias con el objetivo de no condenar a inocentes.

Todo parece indicar que, por ahora, evitar el arresto de consumidores medicinales se ha convertido en la mayor preocupación de la policía.

Con información de Wink News, Bidsync.com y Visionofhemp