El gobierno no está preparado financieramente para regalar tratamientos de cannabis: Consultora Cáñamo

- Por

Varios expertos ya han declarado que México no está preparado financieramente para sostener una política pública que regale medicamentos del cannabis medicinal a pacientes.

Instituciones como el Issste o el IMSS ya han planteado la idea de cubrir, en su momento, tratamientos a base de cannabis en sus farmacias para pacientes que así lo requieran. Aunque la medida suena óptima, no parece ser lo ideal, según expertos.

En principio porque el IMSS tiene una deuda grandísima con su sistema de pensiones en todo el país. Además, si eligieran apoyar a pacientes dándoles cannabis médica, tendría que satisfacer también a otros sectores de la sociedad que demandan atención médica especializada o fármacos bastante costosos.

“Es muy complicado porque para empezar el precio de los medicamentos viene en dólares, en el mejor de los casos, y muchos medicamentos se van a comprar en euros. Eso es una política pública que no puede permitirse el gobierno mexicano”, señala el abogado y creador de Consultora Cáñamo S.C., Julián Rocha.

Asegura que incluir marihuana medicinal como parte de los tratamientos gratuitos que otorgan las instituciones médicas oficiales es un proceso complejo que resultaría largo y caro a futuro, algo que la economía mexicana no podría sostener. Y es que recientemente el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, entregó once tratamientos a pacientes mexicanos con un costo total de 300 mil pesos. A la larga, estas cifras resultan preocupantes gracias a la gran demanda de estos fármacos que existe no sólo en el Estado de México, sino en todo el país.

En palabras del secretario de Salud de este estado, existe la posibilidad de costear aún 50 tratamientos más. Lo que en números se traduciría en más de 1.3 millones de pesos. La pregunta clave aquí es: ¿los demás pacientes también tendrán los más de 12 mil pesos que cuesta un tratamiento, según cifras oficiales?

Para Julián es claro que no podrían costearlo, ni las autoridades ni los propios pacientes. El gran problema, asegura, es el origen de los medicamentos. México no puede aún generar sus propios fármacos, por lo que se ve obligado a comprarlos a empresas de Estados Unidos o Canadá, algo que eleva las cifras de manera colosal gracias a los impuestos.

Lo ideal es permitir legalmente la producción de medicamentos con cannabis aquí en México, esto haría que se generara un producto mucho más asequible”, declaró, recalcando que lo ideal es evitar trámites al solicitar fármacos y bajar mucho más los costos para que un enfermo mexicano pueda realmente costear su tratamiento.

La idea es generar consultorías como la suya para recabar información de expertos y ayudar a las autoridades a diseñar una buena regulación en el tema de la posible industria cannábica mexicana. La idea de Rocha, quien también funge como uno de los abogados oficiales de la ExpoWeed 2017, es la de fomentar un cambio social tremendo desde lo legal, algo que realmente impacte en los ciudadanos comunes que rara vez se ven favorecidos por un equipo de representantes profesionales.

Rocha prefiere que “ciertas empresas privadas y serias, ajenas a los temas burocráticos que tienen ciertas instituciones de gobierno, sean las que ofrezcan los tratamientos”. Si se llegaran a regalar medicamentos derivados de la cannabis en el IMSS se corre el riesgo de terminar por mancharse por la burocracia y la corrupción interna que generalmente los caracteriza, algo que sin duda destruiría todo lo que se ha logrado en pro de la cannabis medicinal.

Esta es una de las premisas más claras por las que abogados PRO cannábis en México no ven con buenos ojos que sea el estado el que suministre los tratamientos de cannabis medicinal. Al ser tocados por la mano del gobierno, que no se caracteriza por su honestidad, podrían manchar completamente la imagen de la marihuana como algo benéfico. Lo que podría derivar en un declive total de todos los avances que actualmente se han alcanzado en pro de la cannabis.