California analiza la creación del primer banco cannábico en el mundo | Nación Cannabis

California analiza la creación del primer banco cannábico en el mundo

- Por

Miles de productores, cultivadores y empresarios ligados a la industria de la cannabis en Estados Unidos se levantan día a día buscando la opción adecuada para convencer a los bancos nacionales de apoyarlos con sus empresas.

El principal problema para conseguir un posible financiamiento deriva de la administración de Donald Trump, el polémico magnate de ultraderecha ha asegurado que a nivel federal la cannabis es igual de dañina que la heroína y otras drogas derivadas del opio. Así aseguró su fiscal principal, Jeff Sessions, en su momento.

Con esta fuerte negativa federal, y al considerar a la planta como un instrumento para que asociaciones delictivas laven dinero, casi ningún banco en el territorio estadounidense ha querido apoyar a las industrias en donde la marihuana esté involucrada. Por lo tanto, la unión de empresarios de la cannabis era inevitable.

Y sucede que en California, uno de los estados más abiertos a la cannabis como industria, según las leyes estatales, está organizando a estos microempresarios para lo que podría ser el primer gran banco independiente que atienda, apoye y cubra totalmente a las empresas de la industria cannábica.

A favor y en contra

Una institución financiera que se enfoque en ayudar a empresas que trabajen con cannabis suena increíble y también bastante laborioso. Lo que se busca es alejar la influencia del sistema bancario conservador tipo Wall Street para poder hacer posible o no el financiamiento de una industria. Los californianos quieren realmente crear un precedente permitiendo la creación de un banco cannábico.

Pero dentro del entusiasmo del propio gobierno de California y de los miles de líderes financieros y mercantiles de la industria de la marihuana, hay voces en contra. Si bien los que apoyan la iniciativa de un banco público piensa que este daría autonomía al estado, otros abogan que sería más tardado y complejo de lo que se espera.

Las voces a favor siguen sosteniendo el argumento de que un banco cannábico serviría a las comunidades que luchan a diario con el sistema bancario regular y aseguran que la creación de éste enviaría un mensaje importante que podría cambiar el paradigma financiero de la nación.

Sin embargo, todo suena demasiado sencillo hasta que se lleve a la práctica, aseguran las voces en contra. Estos críticos insistieron en que un banco público sería demasiado costoso, demasiado arriesgado y poco útil para superar los problemas bancarios provocados por el conflicto entre las leyes estatales y federales de la marihuana. De nuevo Trump y su gobierno como traba principal.

Jeff Sessions, el fiscal general de Estados Unidos, señaló que «la gente buena no consume marihuana»

Los bancos tienen miedo

Sería irresponsable asegurar que todos los bancos están en contra de la marihuana y su beneficios. Muchos de ellos están realmente conscientes del poder económico que genera la industria cannábica y puede que quieran ser parte de ella, y de sus ganancias. Pero lo cierto es que con la ley federal criminalizando a la planta a niveles exagerados, los bancos norteamericanos titubean completamente al ver las solicitudes de financiamiento de empresarios ligados a la planta.

Ningún banco quiere a las autoridades federales revisando con minucia sus papeles y cifras. Y mucho menos quieren meterse en problemas por haber financiado a personas que el gobierno considera trabajan con una droga realmente dañina. Por esto y por nada más es por lo que los bancos tienen miedo de apoyar a la industria cannábica.

En un país en donde la ley estatal puede contradecir a la ley federal, el consumo de la cannabis continúa a la alza, ya sea medicinal o lúdica, ignorando totalmente la ideología del gobierno del magnate republicano. Estados Unidos es uno de los países más procannábicos del mundo entero, con 30 estados permitiendo el consumo de marihuana medicinal y 8 estados permitiendo el consumo recreacional.

No es nada sencillo trabajar así

Al no contar con el apoyo de los bancos, los empresarios californianos de la marihuana están realmente batallando con el dinero. En principio, porque no tienen cuentas bancarias en donde puedan almacenar las ganancias que se generan día a día, lo que ha provocado altos niveles de criminalidad en sus dispensarios y tiendas. Los asaltos continúan y no hay manera de colocar el dinero en un lugar más seguro que en la propia tienda, poniendo en riesgo constante a sus empleados.

Además, al no contar con préstamos bancarios, los empresarios de la marihuana pagan con dificultad los altos impuestos a la planta. Existen zonas de Estados Unidos en donde el gobierno estatal llega a quedarse con más del 30% de las ganancias, algo que deja desilusionados a los empresarios van iniciando en el mercado cannábico y no cuentan con apoyo financiero por parte de algún banco.

Dispensario californiano de cannabis medicinal

Es por esto que la posible creación de un banco totalmente enfocado en apoyar a la cannabis suena realmente benéfico y necesario. California y sus ganancias lo sabes, así que quieren ser los primeros en intentarlo. Así lo aseguró el tesorero del estado, John Chiang, quien ha estado estado realizando grupos de trabajo para explorar opciones y abordar la cuestión bancaria.

El grupo reunido tienen a autoridades importantes sobre el tema. Se encuentran desde miembros del Bureau of Cannabis Control, algunas personas pertenecientes al California Bankers Association y colegas de la California Growers Association, quienes han estado analizando el tema desde diciembre del año pasado y continúan haciéndolo hasta la fecha con miras a permitir la creación de la primera institución financiera que apoye totalmente a la cannabis en California.

«Todos concordamos en que la mejor y más eficaz medida para apoyar a la planta sería que el gobierno federal retire a la cannabis de la Lista I», aclaró Chiang, recordando que la marihuana es considerada por el gobierno tan dañina como la heroína. Debido a esta férrea posición de la federación, es muy difícil que se logre algún cambio desde este ángulo.

Además de la idea de crear un banco estatal procannábis, surgieron otras ideas interesantes en las charlas, como el hecho de utilizar plataformas digitales como Bitcoin u otras criptodivisas para saltarse por completo el caos legal que los mantiene atados. Si bien estas propuestas podrían funcionar, la iniciativa principal continúa siendo un banco estatal independiente.

El tesorero del estado de California, John Chiang

Se hará historia

Y es que la creación de este banco sería un acontecimiento histórico, ya que solo existe un banco público en todo Estados Unidos, se trata del Banco de Dakote del Norte, que apoya a pequeños agricultores desde 1919. De crearse el banco público en California, este no dependería de las leyes federales para funcionar y otorgar apoyos a empresarios.

Lo que pasa es que estas iniciativas no son del todo nuevas, pero fue después del colapso financiero del 2008 que millones de californianos empezaron a desconfiar totalmente de los bancos federales. Por lo que opciones alternas siempre han sido bien recibidas luego de la recesión, en donde miles perdieron sus casas y propiedades.

«Existe un amplio apoyo para explorar la banca pública en California», dijo Matt Stannard, director de la organización Commonomics USA. Tanto Oakland como Los Ángeles son ciudades que están realmente estudiando la idea de crear bancos administrados por la ciudad, que apoyarían no solo a empresarios de la cannabis, también a miles de pequeños negocios que han sido menospreciados por los bancos centrales.

Sin embargo, los bancos federales no quieren permitir que se fomente la idea o siquiera la necesidad de una banca pública ajena a sus demandas. Para muchos banqueros que han dado consejo en este grupo californiano, la opción de pequeños bancos que intenten competir contra los titanes federales es totalmente imposible.

«Yo sugeriría no subestimar los desafíos, la complejidad y los requisitos de tiempo de este tipo de iniciativas», dijo Don Childears, presidente de la Colorado Bankers Association. «Son enormes para un banco normal. Además, mientras la ley federal diga que la marihuana es ilegal, pueden ir tras toda organización que la apoye», finalizó.

Para los principales detractores de la iniciativa, los esfuerzos serían eternos y la creación de un banco público podría alargarse durante años. Jon Lunsford, presidente de California First Financial, predijo que esto podría costarle a California hasta 2 mil millones de dólares y tomaría “muchísimo tiempo” para ponerlo en marcha.

Por lo que las reuniones continúan y California podría llegar a ser el fundador del primer banco público dedicado enteramente al apoyo de la cannabis en el mundo. Algo difícil, pero posible.